FARC dice que plazo de seis meses para firmar la paz “no ha arrancado”

Foto Reuters
Foto Reuters

El jefe guerrillero “Pastor Alape”, uno de los negociadores de las FARC en los diálogos con el Gobierno colombiano, reiteró hoy que el plazo de seis meses fijado por las partes para firmar la paz “no ha arrancado”, ya que “no ha sido posible” el acuerdo sobre justicia transicional.

EFE

“Esos seis meses arrancaban a partir de la firma del acuerdo del sobre justicia, de la comisión especial para la paz. Eso no ha sido posible”, dijo “Alape”, durante una visita al caserío El Orejón, en el departamento de Antioquia (noroeste), donde se desarrolla un plan piloto de desminado humanitario.

El líder guerrillero, cuyo nombre es Félix Antonio Muñoz, aseguró que “ya el país conoce todas las situaciones que se dieron frente a este acuerdo”.

“Entonces no ha arrancado. La contrarreloj no ha arrancado. En cualquier disciplina deportiva una contrarreloj arranca desde el momento en el que el competidor inicia la carrera, y aquí la carrera no ha iniciado porque no se ha firmado el acuerdo”, insistió.

Sin embargo, consideró que el “optimismo” en el proceso “no se puede perder” pues “hace que nos movamos con inteligencia, tacto y firmeza”.

El pasado 4 de noviembre la delegación de las FARC advirtió en La Habana que el plazo para firmar la paz no podrá “activarse” en tanto no se cierre el acuerdo sobre justicia transicional, que “se creía sellado” desde el pasado 23 de septiembre.

Ese día las partes suscribieron el acuerdo para crear una jurisdicción especial para la paz, que juzgará a los responsables de crímenes de lesa humanidad, tanto de la guerrilla como de agentes del Estado, pero amnistiará los delitos políticos.

El negociador se refirió además a la propuesta de Santos de un cónclave, e indicó que “el presidente va por el buen camino, pero a veces cojea”.

“Alape” declaró a periodistas que los negociadores de la FARC no están en La Habana “tomando ron” sino quemándose “las pestañas y arañando conocimiento para construir un acuerdo serio”.

El negociador aseguró que la reunión con el hermano del gobernante colombiano, el periodista Enrique Santos, quien les trasladó la propuesta del cónclave, fue “muy positiva”.

Apuntó asimismo que el “buen gesto” de indultar a 30 guerrilleros “ayuda mucho” en el proceso, e indicó que las FARC han dado “más de 23 gestos de desescalamiento” y mantienen “toda la disposición” de “construir una nueva Colombia”.

“Alape” reiteró el rechazo al plebiscito que se impulsa en el Congreso para refrendar los acuerdos de paz, al afirmar que esa figura “no es vinculante” y “no deja de ser un aplauso o una rechifla”.

“La figura que establezcamos para refrendar los acuerdos tiene que ser de manera bilateral y construida desde la mesa de conversaciones, es decir, la constituyente para que puedan tener firmeza en el tiempo”, afirmó el negociador de las FARC.

Sobre el comunicado que las FARC emitió esta semana en el que alertan que con paramilitarismo no habrá paz en Colombia, “Alape” manifestó que se están dando “hechos concretos muy violentos” que están “afectando” el proceso.

“La gran preocupación es la existencia del paramilitarismo, un peligro que está latente para que podamos avanzar en el proceso de paz”, apostilló.

Al referirse a los “resultados positivos” del programa piloto de desminado humanitario desarrollado en el caserío El Orejón y acordado como parte de las negociaciones en Cuba, consideró que es “un paso” en la disminución del conflicto.

“Esto muestra que sí podemos los colombianos reconciliarnos y construir un nuevo país desde actividades dirigidas a que este conflicto pueda resolverse”, puntualizó.