José Machillanda: Vota para el cambio… Es la decisión del 6D

thumbnailjosemachillandaLa sociedad venezolana está en plena campaña electoral ejecutando actividades organizativas y de comunicación para arribar al hecho trascendental del voto. Voto que no puede ser interferido, cooptado, ni desviado por nada ni por nadie, y mucho menos amenazado como lo ha pretendido quien temporalmente cumple las funciones de Jefe del Poder Ejecutivode la República. La campaña electoral es una actividad pública en la cual se estimula al electorado para que sufrague de acuerdo a su conciencia y su convicción política, es por eso que resulta de fundamental importancia comprender el circuito electoral.

El circuito electoral es la unidad socio-política y territorial en la cual Venezuela el 6D va a seleccionar los nuevos Diputados de la Asamblea Nacional. Asamblea que será responsable de interpretar el proceso de cambio que requiere la República, cambio que empieza por privilegiar el cuerpo de leyes, que junto a la Teoría del Consenso, conseguirán el orden social. Y nunca será como ha venido ocurriendo los últimos dieciséis años, donde el conflicto, el grito, la confrontación y la guerra han sido la norma que junto a la coacción ha empleado este régimen militarista comunistoide para intentar lograr –sin poderlo- el orden El voto de los circuitos electorales del 6D apunta al cambio. Cambio que tendrá queorientarse hacia una democracia que se enfrente a la subpolítica y a la infrapolítica que han usado el Chavismo y el Post-Chavismo por ignaros, privilegiando un populismo inmoral que da las espaldas a los valores y al gentilicio del venezolano decente y digno. Venezolano noble que entiende al terruño como una posibilidad para el crecimiento y la viabilidad de un país que lo tiene todo, y que ha sido asaltado por una supuesta revolución primitiva cuya norma es

la violencia, la cooptación y el grupalismo.

El voto del 6D será, entonces, un voto ético. Voto que privilegia los valores y la idiosincrasia sana del venezolano, que ya ha decidido ser intransigente frente a un grupo político depravado, ignorante y corrupto que creyó que por la vía de la cooptación y el engaño podría hacerse del poder político del país permanentemente. Al contrario, no han ejercido el poder porque no saben lo qué es, por burdos y primitivos lo confunden con mandar, con el grito, el chisme y la traición de sub-grupos sociales distantes a entender la virtud de la política como ciencia y arte. En consecuencia, estos sub-grupos deslamados están alertados por la gran mayoría de venezolanos decentes que se merecen una democracia en el siglo XXI y la van alograr por la vía de la Asamblea Nacional.

El voto del 6D será producto de una participación masiva de hombres y mujeres venezolanos que ya ha decidieron reordenar la República. Esa mayoría de venezolanos estánasqueados los ladrones, los narcos, los corruptos, los ignaros, los acomodaticios, los cobardes y, sobre todo, esa espécimen de instrumentadores del gobierno que se creyeron que la renta petrolera les pertenecía y ausentes de pudor muestran hoy riquezas exponenciales cuyo origen es inexplicable. El reordenamiento de la República ya está en marcha al saberse que una gran mayoría de venezolanos, de manera valiente y digna, tienen la disposición de votar el 6D para cambiar la República y hasta para defender como corresponde, el Post 6D.

La sociedad venezolana le quedó grande a esta masa de incompetentes civiles y militares que encandilados por la renta petrolera, el personalismo, la adulancia y las mafias confundieron a los repúblicos. Los repúblicos sin para que lo sepan, hombres y mujeres que expresarán su rechazo de manera civilizada, contundente el 6D, y después del 6D por sí acaso algún atorrante equivocado pudiesen imaginarse y/o atreverse a producir una sorpresa en el escenario político-electoral serán enfrentados civilmente. Los repúblicos –gobernantes atorrantes- téngalo claro, saben lo que significa el poder originario y la capacidad de protesta, están convencidos de la preeminencia de la mayoría y, junto a ello, la disposición cierta einequívoca de ejercer la resistencia civil.

La sociedad venezolana, esa que ya está organizada para acudir con su voto a consolidar el cambio, tiene la decisión frente al régimen militarista de defender el voto como un hecho político sagrado y para ello tiene claro el ejercicio de la protesta política progresiva, primero pasiva y luego activa. Pero también tiene en sus logos, gobernantes atorrantes, mucho mejor definido el ejercicio de la resistencia civil. Que no haya confusión, que nadie se equivoque, que nadie se le ocurra pensar en el uso del elemento armado para contener el derecho inviolable de defender el voto. El voto del 6D que decidirá el cambio es producto del cansancio, del aburrimiento de un país frente a un mal gobierno.

Es la sociedad la que decide el cambio, por lo tanto no existe ninguna instancia, ni siquiera como se ha esbozado de manera inmoral insinuando la instrumentación de una Junta Cívico-Militar de facto. Quienes hoy tienen uniforme en el magma armado, que es lo queda de este Estado-Nación, tengan claro que devienen de la sociedad y regresan a ella, que las normasy leyes del elemento militar son precisas en cuanto a prohibir el uso del militar, o el empleo de elementos armados, para intentar torcer el nacimiento de la nueva República democrática. Igualmente, sepan que están siendo observados por América Latina y el mundo donde ya existen pruebas de la violación flagrante de los derechos humanos en el país.

 

Dr. José Machillanda

Director de CEPPRO

@JMachillanda P