La adolescente que iba sentada sobre la bomba que derribó el avión ruso sobre el Sinaí

Maria Ivleva--620x349

 

Prosiguen las investigaciones sobre el atentado que sufrió hace tres semanas un Airbus 321 ruso que sobrevolaba la Península del Sinaí, en el que murieron 224 personas, y fue reivindicado por el autodenominado Estado Islámico, publica abc.es.

Entre los últimos datos ofrecidos por la investigación de los forenses se encuentra el lugar exacto donde se cree que fue colocado el artefacto casero que fue incrustado en una lata de refresco. Según las investigaciones, esta podría haber sido colocada bajo los asientos 3oA o 31A, en uno de los cuales iría sentada Maria Ivleva, de 15 años. En el otro viajaba Nadezhda Bashakova, de 77 años, según informa The Telegraph.

El vuelo 7K9268 llevaba tan solo en el aire 20 minutos desde que partió de Sharm el-Sheikh a San Petersburgo cuando estalló sobre el desierto del Sinaí el 31 de octubre. Una filial de EI reivindicó posteriormente el atentado.

Según la investigación, las personas que ocupaban las filas entre la 27 y la 32 murieron instantáneamente tras la explosión de la bomba. Al parecer la bomba fue colocada en la zona donde se almacenaban los chalecos salvavidas.

En él no se considera la posibilidad de que hubiera algún terrorista suicida en el vuelo, sino que la bomba habría sido colocada en el avión por algún trabajador del aeropuerto, pero aún se desconoce quién.

La semana pasada ya la revista editada por EI, Dabiq, mostró una imagen de la bomba que habían colocdo.