Carabobo y Aragua: Dos huesos por roer en las parlamentarias del 6D

62316roque1

“Más votos y menos diputados”. La frase que quedó rondando en el ambiente luego de las elecciones parlamentarias de 2010. Aunque el resultado nacional no cumplió estrictamente con tal premisa, en Carabobo sí se ajusta como anillo al dedo.

Ese 26-S, la oposición agrupada logró el 53,52% de los votos lista en todo el estado (484.390 sufragios), frente al 43,18% del PSUV (390.834). Sin embargo, la distribución de votos en los circuitos electorales hizo que la MUD contara finalmente con 4 parlamentarios, frente a los 6 del oficialismo.

En las circunscripciones, el partido de gobierno ganó en la mayoría de ellas. La mayor diferencia estuvo en el circuito 4 (Carlos Arvelo), donde la brecha fue de 15 puntos. En la circunscripción 1 (Bejuma, Montalbán, Juan José Mora, Puerto Cabello, Miranda), la brecha fue de unos 6 puntos y en el 5 (el más disputado y grande con Valencia, Libertador, Santa Rosa, Rafael Urdaneta, Negro Primero, Miguel Peña) el PSUV ganó por menos de 1%, haciéndose de 3 nominales.

En la oposición tampoco hubo demasiadas holguras. Solamente en el circuito 3 (Naguanagua, San Diego), donde la Unidad gana corrido, se ufanaron de acumular 74,70% de los votos para llevar al parlamento al ahora alcalde de Valencia, Miguel Cocchiola. Luego, entre Guacara, San Joaquín y Diego Ibarra (circuito 2) tan solo 0,34% de ventaja le dieron una curul a Vestalia Sampedro.

Hasta ahora, la balanza en Carabobo ha sido batiente. Luego de tres lustros de “hegemonía Salas Römer”, el chavismo logró la gobernación con Luis Acosta Carles en 2004, para perderla en 2008 y regresarla a manos de “El Pollo” Salas Feo, quien apenas pudo encabezarla un período: en 2012, posterior al triunfo nacional y regional de Hugo Chávez en las presidenciales, Francisco Ameliach fue electo gobernador.

Más información en Tal Cual.