Winston Vallenilla le ofreció trabajo a Lila Morillo (Entrevista)

Lila Morillo
Foto archivo

 

Después de un año, Lila Morillo se reencontrará con los escenarios zulianos. Esta vez, la diva del “Cocotero” será la invitada especial de la obra Venezolanos desesperados, que presentará su octava función en Maracaibo, el próximo jueves 26 de noviembre. La artista dijo que se reserva los detalles de su participación, pues quiere impactar al público que asista ese día al Aula Magna de la URU. Como siempre, Morillo desata la polémica con sus respuestas y comentarios. Aquí habla de su retorno a las tablas, de sus tarifas, y de su vida sentimental.

Nayib Canaán / Panorama

Se ha generado mucha expectativa con su participación en “Venezolanos desesperados”. ¿Qué papel hará?
(Risas). Bueno, eso lo van a saber cuando me vean en escena; yo prefiero guardar detalles para crear más expectativas. Estoy encantada de trabajar al lado de grandes figuras de nuestra televisión como Javier Vidal, Astrid Carolina Herrera, Luis Gerónimo Abreu, Jean Carlos Simancas, Hilda Abrahamz, Julie Lima y Juan Carlos García.

¿Ha visto la obra?
Te confieso que no; lo que pasa es que mi agenda de trabajo no me lo ha permitido. Soy una persona muy activa, súper dedicada a lo mío, a mi trabajo, tanto, que a veces sin salir de la casa estoy full, y termino agotadísima en la noche para dormirme muy tarde.

¿Entonces por qué aceptó?
Porque confío con los ojos cerrados en el respaldo que le ha dado el público. El éxito de esta obra se refleja en las presentaciones agotadas que ha tenido en todo el país y en el extranjero, siendo el caso de Panamá y Miami.

¿Realmente los venezolanos están desesperados?
Podría decir que están desesperados porque no tienen medicinas para atender sus enfermedades, porque los azota la delincuencia, porque han tenido que irse del país buscando otro futuro. En fin, hay mucha desesperación.

¿Teme que la critiquen en la obra?
Nooo. Ya eso no me preocupa; cuando me critican vuelo más alto. Hace mucho tiempo dejó de importarme el comentario ofensivo o destructor. creo que me voy a preocupar cuando ya no se escuche mi nombre por ahí. Puedo jactarme de que me sigue mucha gente, de tener un pueblo cautivo, pendiente de mí. Eso lo agradezco y lo valoro mucho.

¿Es cierto que Winston Vallenilla la estaba buscando para ofrecerle trabajo?
Ay, eso fue cuando se hizo el concierto Corazón llanero. Él quería que fuera a Maracaibo, pero no pude ir porque mi contrato con la obra no me permitía presentarme en eventos públicos. No estoy negada a trabajar con él.