Diputados de la MUD fijan posición ante Ley de Presupuesto Nacional 2016

vestalia-sampedro

Este martes, los diputados miembros de la Mesa de la Unidad Democrática salvaron su voto a la aprobación al Proyecto de Ley de Presupuesto Nacional para el año 2016 presentado por el Ejecutivo.
La diputada a la Asamblea Nacional por el estado Carabobo Vestalia Sampedro, afirmó que dicho presupuesto no es un instrumento para resolver la crisis de los venezolanos que se ven afectados por la escasez, inseguridad y el alto costo de la vida.

“Hoy salvamos nuestro voto porque estamos dispuestos a continuar defendiendo al pueblo venezolano. El presupuesto no incluye el costo de las 500 mil viviendas prometidas por el presidente, así como tampoco contempla la asignación de Canaimitas, las becas escolares, las medicinas, los alimentos de los privados en libertad, ni el pago de las misiones y las pensiones, entre otras cosas”, puntualizó.

Sampedro denunció que se está violando el régimen presupuestario establecido en la Constitución que en su artículo 320 asegura el bienestar social de los venezolanos, pues es función del Estado promover y defender la estabilidad económica, velar por la solidez monetaria y de precio así como evitar la vulnerabilidad de la economía.

“La Carta Magna establece que no se hará ningún tipo de gasto que no haya sido previsto en la ley de presupuesto. El presupuesto estimado para 2016 es de 1.548.574 millones de bolívares y el gasto público del ejercicio 2015 alcanza 2.106.000 millones de bolívares, lo que representa de inicio un déficit cercano a 500.000 millones”, explicó.

Asimismo, la parlamentaria afirmó que actualmente el Ejecutivo toma atribuciones del Poder Legislativo. Debe estimar los gastos y establecer las fuentes de financiamiento; al hacer una deliberada subestimación del gasto público omite hacer del conocimiento de la asamblea nacional, qué ingresos cubrirán el gasto no incluido, cuya sanción es exclusiva del parlamento lo que constituye un irrespeto a la ley y al pueblo venezolano.

Sampedro resaltó que en la distribución de los ingresos del presupuesto se observa que para el financiamiento del gasto público, el 60% de los ingresos ordinarios provendrán del IVA, impuesto que disminuye la capacidad adquisitiva del venezolano. Cabe destacar que el ingreso por el petróleo, nuestra principal actividad económica, apenas representa el 15% de los ingresos, mientras que el bolsillo del venezolano por impuestos, a costa de inflación y a pesar del castigo perenne al sector privado, aportará el 84% de los ingresos. De los cuales el más nocivo -el IVA- aporta el 60% de la recaudación tributaria, el 50% del total de ingresos de la República para 2016.
“En cuanto al gasto público, no se evidencia el privilegio de la inversión social para la ejecución de proyectos y obras que redunden en el bienestar de la población, siendo que la mayor asignación va para gasto corriente y los distintos proyectos de inversión están excluidos del presupuesto. Por el contrario, se evidencia la subestimación en áreas sensibles como educación, salud, vivienda, seguridad, así como el incremento en publicidad y propaganda, mantenimiento del gasto superfluo”, resaltó.

Asimismo, Sampedro dijo que el proyecto presentado no constituye un instrumento inherente a la planificación pública; no evidencia los correctivos en la conducción del Estado para la superación de la grave crisis económica que aqueja al pueblo venezolano y que durante estos últimos 4 años hemos venido advirtiendo, a fin de evitar la situación presente y que no sólo no muestra cambios sino continuidad de los errores que nos han traído hasta aquí.

Finalmente en su intervención ante la Asamblea Nacional, la diputada Vestalia Sampedro concluyó que:

·La formulación de un presupuesto deficitario y falto de planificación en el gasto. no cumple la estimación de recursos por anticipado para cumplir los fines que dice alcanzará.

·Subestima el gasto público, lo estimado alcanza sólo para funcionamiento y nómina sin contemplar ajustes salariales del presente año.

·Permite el manejo discrecional de los recursos públicos, impide que todos los ingresos sean susceptibles de control, pues buena parte de estos rompe con la unidad del tesoro nacional

·Supone la continuidad del crédito adicional como recurso para suplir insuficiencias de gastos que son recurrentes, previsibles. la asamblea nacional ha incurrido en la violación sistemática del 313 de la crbv, al autorizar su uso desmedido para aprobar un gasto por encima del monto de los ingresos de los proyectos de ley de presupuesto, que durante 4 años ha aprobado el oficialismo sin observación alguna.

·Poco porcentaje de inversión para la reactivación del crecimiento económico.

·Ausencia de plan de desarrollo del aparato productor nacional, que nos hable sobre cómo lograremos el pib que promete dentro de sus metas macroeconómicas, en un contexto de recesión.

·Mantiene la política de expansión del gasto público como motor del crecimiento y no la producción de bienes y servicios.