Las mentiras electorales en Venezuela

EFE/MIGUEL GUTIERREZ
EFE/MIGUEL GUTIERREZ

Una mentira dicha muchas veces puede parecer verdad, pero no lo es. Para muestra un botón: cerca de la mitad de población venezolana desconfía del sistema electoral pese a que, por su nivel técnico, es confiable y tiene muchos niveles de verificación y contraste. Pero, ¿quién es el culpable de que el elector desconfíe del secreto del voto? ¿Por qué la gente cree todavía que el tarjetón electoral es una trampa? ¿Quién parió todos estos mitos?, publica La Verdad.

Luis Carlos Díaz, experto en redes y tecnologías, asegura que “hay mitos que se sostienen en la ignorancia de la gente y otros que se sostienen en la negativa de algunos de aceptar la realidad”. A su juicio, todos los actores han colaborado en sembrar dudas. “Hay opositores que todavía te dicen que le robaron el referéndum de 2004. No aceptan que Chávez ganó, que tenía una mayoría. La oposición en algunos años ha cometido el error asqueroso de sembrar dudas en el sistema electoral y digo asqueroso porque después se le voltea”.

Díaz, quien estudió a fondo el sistema electoral para desmontar todos estos mitos, recuerda que el expresidente Hugo Chávez dijo en dos elecciones que él no necesitaba una lista para saber quién votó en su contra. “El Gobierno ha mentido. Un ejemplo es el evento que fue transmitido en televisión, en el cual Maduro tenía la máquina, María Cristina Iglesias puso la huella, votó Diosdado y sacó el papelito Jorge Rodríguez. La gente dijo ‘¿viste?, ahí está, uno puede votar por quien sea’. En ningún momento Jorge Rodríguez aclaró que el sistema de identificación automática no está activo en las ferias electorales”.

Lo que sí tiene claro Luis Carlos Díaz es que no confiar en Tibisay Lucena no significa que no se vaya a participar, porque ella no es la que hace la elección. “La elección somos nosotros, que estamos utilizando la máquina como calculadora para sumar votos y además podemos verificar paso a paso todos los niveles”.

 

MITOS ELECTORALES 

RESPUESTAS DE LUIS CARLOS DÍAZ 

¿Alguien sabe por quién voté?

En una encuesta que tenía ayer Eugenio Martínez vi que casi la mitad del electorado piensa que el voto no es secreto, que el Gobierno puede saber por quién votaste. Eso es gravísimo, porque eso no es solamente un mito, es algo que el Gobierno ha incentivado y que la oposición, en años anteriores, también provocó. El sistema está hecho de manera tal que es imposible que el Gobierno o el CNE sepan por quién se votó. El problema es que es un mito difícil de desmontar, porque es muy complicado explicar en manuales, en redes.

La máquina de votación recibe mi voto sin saber quién soy yo y cada cinco votos que recibe los reorganiza al azar, eso quiere decir que no hay ningún orden en el voto. A la hora de revisar la máquina, es imposible saber quién votó de primero y quién de último, porque la máquina guarda los votos al azar, que es como agarrar una caja y menearla y que todos los papelitos se muevan.

¿El PSUV puede ver en tiempo real cómo van las votaciones?

Eso es un mito que fue reforzado por las declaraciones Leamsy Salazar (escolta de Chávez y Diosdado) que publicó el ABC de España, que dicen que el Gobierno tenía una sala de totalización donde podía ver en tiempo real como iban los votos. Eso es falso. En los centros de votación que tienen más de tres mesas, el CNE tiene afuera un centro de identificación. La gente entra, pone su huella y le dicen dónde tiene que votar. Cuando la gente se identifica, el CNE recibe el aviso de participación, es decir, el sistema le dice cuántas personas han participado, pero no dice, Luis Carlos Díaz votó. Eso es lo que le permite al CNE saber a lo largo del día cómo están los niveles de participación y el CNE le da esa información al PSUV y la oposición.

¿El Gobierno sabe cómo van los resultados?

Eso es imposible porque la máquina de votación no está enchufada, no está transmitiendo nada. La máquina se conecta en la noche, cuando se cierra el proceso. Así que es imposible que el Gobierno sepa quién votó por quién. Lo que sí tiene el PSUV son los puntos rojos afuera de los centros de votación y ahí ellos van marcando en su lista quién es del 1×10, quién fue a votar y quién no. Ellos saben que Luis Carlos Díaz, militante del PSUV, fue a votar, pero ni siquiera así tendrían la certeza de que voté por el PSUV.

“Presioné un candidato y me salió otra opción”