¡Ganó Venezuela! por @alberbrain

 

alberbrainGracias a Dios y a la voluntad de todos los venezolanos, vencimos el miedo!. Logramos convertir todos esos sentimientos que nos abrumaban en movilización y votos, para quienes apostamos a construir un nuevo camino que nos lleve al progreso y al crecimiento como sociedad, a quienes creemos en que la verdadera misión es la unión y la reconciliación de todos los ciudadanos que habitamos en esta tierra de gracia.

Pero esto no termina aquí, al contrario ahora el compromiso es mayor, tanto para nuestros nuevos representantes ante la Asamblea Nacional, como para los ciudadanos quienes son el motor que pone en marcha a esta nación.

La responsabilidad de nuestros nuevos diputados es la de poner control a este gobierno que durante estos 18 años se han pagado y dado el vuelto en cuanto capricho se les ha antojado, en acabar la anarquía que existe actualmente en esta asamblea, donde se ha coartado la libertad de prensa a los medios nacionales para cubrir las sesiones ordinarias y extraordinarias, y quienes están confinados a una sala de prensa sometidos solo a lo que el canal oficial le conviene transmitir; a cualquier diputado, que teniendo los mismos derechos y responsabilidades ante la ley, si expresa algo contrario a la línea oficial son impedidos de ejercer su derecho de palabra, siendo abucheados e incluso se ha llegado dejar que la violencia sea la protagonista de estos calurosos encuentros.

Recordemos que la Asamblea Nacional es un lugar de encuentro, debate y de discusión sobre ideas, basado en el respeto, y en base a la construcción del pais, y no a los caprichos de quienes quieran el control del poder para satisfacer sus apetencias particulares, dejando de lado a quienes sufren por cada mala decisión tomada, de cada programa fracasado, del pueblo quienes son los encargados de poner o quitar a las autoridades.

La responsabilidad de la ciudadanía, es comenzar a generar un profundo cambio a lo interno, a retomar esos valores que se han borrado del mapa, a eliminar de nuestro accionar todo dejo de violencia e intolerancia, en recuperar esa Venezuela bonita que ante las adversidades mostraba lo mejor de nosotros, esa Venezuela bonita donde a nadie le importaba cual era el partido de turno, donde solo se le exigía a quien gobernaba  que cumpliera con el pueblo.

El trabajo apenas comienza, no podemos defraudarnos, no podemos dejar que este logro nos embriague y perdamos el norte, ahora más que nunca debemos recorrer Venezuela y llegar a cada uno de los espacios que nos faltan por conquistar, demostrarle a nuestros hermanos que no están solos, que nuestros nuevos diputados no vienen a quitar ningún programa social, ni amedrentar a ningún empleado del Estado; que la principal misión es velar porque efectivamente las cosas funcionen, a que se cumplan las promesas y que cada bolívar aprobado sea destinado a lo que realmente corresponde. El mejor esfuerzo es para que los órganos de la administración pública  garanticen la seguridad alimentaria y social a nuestro pueblo, que el dinero que se apruebe para fomentar la producción realmente se traduzca en abastecimiento de nuestros supermercados y comercios, que de una vez por todas se priorice atender la crisis alimentaria y no la lucha contra una “guerra económica” que solo existe en sus mentes, porque el control de la producción nacional y de las divisas necesarias para poder importar está en sus manos.

En materia económica, la primacía de las instituciones encargadas sobre esta materia deben ofrecer soluciones ante la inflación que nos arropa, porque aunque aumenten el sueldo mínimo un 200% si no hay políticas para atacar la inflación, esta lo arropara y nosotros el pueblo seguiremos sin ningún tipo de poder adquisitivo.

Esta nueva asamblea debe garantizar que quienes dirigen nuestros poderes, lo hagan de manera eficiente y al servicio del pueblo, no al servicio del gobierno de turno; que nuestros administradores de justicia ejerzan su función tal cual está establecido en nuestras leyes; que nuestros magistrados decidan en función de lo que realmente existe, y no en base a lo que les conviene, es decir a la medida del gobierno.

En fin, pudiera extenderme ante cada una de las tareas que tenemos pendientes, pero lo realmente importante es que entendamos y concienticemos que los resultados del domingo solo es un primer paso ante el trabajo que debemos realizar todos, en unidad, los factores políticos y los ciudadanos en general, para juntos poder construir ese cambio que tanto anhelamos.

Mientras el gobierno amenaza y pasa factura al pueblo, nuestro reto es UNIR y CAMBIAR a VENEZUELA.