Amnistía Internacional declaró a Rosmit Mantilla como preso de conciencia

Rosmit-Mantilla

El activista de Voluntad Popular y defensor de los derechos de la comunidad lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI), Rosmit Mantilla, fue considerado por Amnistía Internacional como un preso de conciencia. La ONG consideró mediante un comunicado, publicado en su portal web, que Rosmit Mantilla debe ser liberado inmediatamente.

Nota de prensa

Recordemos que Mantilla es también activista del Movimiento Proinclusión VP, un grupo que promueve los derechos de la comunidad LGBTI dentro de la tolda naranja. Su detención se produjo el 2 de mayo de 2014 y se encuentra detenido injustamente en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), ubicado en El Helicoide. Durante 1 año y 7 meses de su encarcelamiento no se ha presentado ningún tipo de prueba contundente para justificar su detención, por los delitos de instigación pública, intimidación, obstaculización de vías, incendio de edificios públicos y privados, daños violentos y asociación para delinquir durante los meses de protesta en 2014.

A continuación trascribimos el comunicado de la organización Amnistía Internacional:

“El Preso de Conciencia Rosmit Mantilla debe ser liberado inmediata e incondicionalmente

Este domingo 13 de diciembre de 2015, Rosmit Mantilla cumplirá 33 años. No debería pasar ni su cumpleaños ni un día más tras las rejas, lejos de sus seres queridos. Su detención desde hace más de un año y medio está basada en acusaciones infundadas con motivación política. Rosmit Mantilla es un preso de conciencia y debe ser liberado inmediata e incondicionalmente.

Rosmit Mantilla es un activista en favor de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) y miembro del partido de oposición Voluntad Popular. Rosmit Mantilla se encuentra en detención preventiva desde el 2 de mayo de 2014, detenido injustamente en las instalaciones del Servicio de Inteligencia Bolivariano Nacional (SEBIN) en Caracas, sin que exista ninguna evidencia fehaciente que le vincule con ninguno de los delitos que se le imputan.

El Ministerio Público acusa a Rosmit Mantilla de los delitos de instigación pública, intimidación pública, obstaculización de vías, incendio de edificios públicos y privados, daños violentos y asociación para delinquir, en el contexto de las protestas antigubernamentales que se llevaron a cabo entre febrero y julio de 2014.

La acusación del Ministerio Público se basa en un testimonio anónimo que lo acusó de haber recibido dinero para financiar las protestas en contra del gobierno y en las evidencias que el Servicio de Inteligencia indicó haber encontrado en su residencia, como panfletos llamando a las protestas y sobres de dinero.

Amnistía Internacional considera que el Ministerio Público no ha presentado evidencias que vinculen a Rosmit Mantilla con los delitos que se le imputan. Por ejemplo, basan su acusación por los delitos de instigación, incendio de edificios públicos y privados y daños violentos, en el hecho de que tenía en su posesión panfletos llamando a las protestas en contra del gobierno.

El 30 de enero de 2015, tras 9 meses de detención preventiva y retrasos procesales, el juez a cargo del caso dictaminó que había evidencia suficiente para enjuiciar a Rosmit Mantilla y negó su libertad provisional. A casi un año de este dictamen, el juicio contra él avanza muy lentamente y existe preocupación de que se estén produciendo demoras indebidas.

Es urgente que se le libere inmediata e incondicionalmente. Rosmit Mantilla no ha usado ni abogado por la violencia”.