El Día de los DDHH, los presos políticos de Venezuela volvieron a quedarse sin ellos

(Foto AFP)
(Foto AFP)

 

En el Día de los Derechos Humanos, los presos políticos de Venezuela volvieron a quedarse sin ellos. La audiencia de Manuel Rosales, ex candidato presidencial en 2006, fue pospuesta. La de Antonio Ledezma, alcalde mayor de Caracas, también fue retrasada por novena vez y sin fecha para la siguiente. La sesión del juicio que se sigue contra Daniel Ceballos, alcalde destituido de San Cristóbal, sufrió la misma cancelación el miércoles. Ni siquiera la jueza María Afiuni, cuya libertad incondicional y plena exige Naciones Unidas desde hace seis años, pudo avanzar en su proceso, publica El Mundo de España.

DANIEL LOZANO/Caracas/@danilozanomadri

“Es la novena vez que no dejan defenderse a Antonio”, pormenorizó a EL MUNDO su mujer, Mitzy Capriles, que se ha convertido junto a Lilian Tintori en símbolo de la lucha por la libertad de los presos políticos. “No le dejan asistir a la audiencia porque es su oportunidad de defenderse. Es difícil saber qué pretenden, pero no van a lograr que desespere. El juicio moral ya lo hizo el pueblo venezolano ganando las elecciones a la Asamblea“, añadió Capriles.

Ledezma se mantiene en arresto domiciliario por motivos de salud, la misma situación que disfruta Ceballos. “Mi esposo está siendo juzgado por hacer un llamamiento a no reconocer al Gobierno de Maduro. Las evidencias no existen, no hay pruebas, no hay notas de prensa, no hay ningún audio que indique que Daniel haya dicho esto porque no lo dijo”, protestó Patricia de Ceballos a las afueras del Palacio de Justicia, tras ser retrasado el juicio una vez más.

“Con la fuerza de la verdad que me acompaña, espero que el equilibrio de la báscula de la Justicia se traduzca en una decisión justa”, escribió Rosales en las redes sociales horas antes de su traslado a los juzgados. De nada sirvió. “No hubo despacho”, confirmó Nora Bracho, diputada electa de Un Nuevo Tiempo (UNT), partido fundado por Rosales. UNT se ha convertido en la tercera fuerza dentro de la Unidad Democrática, con una veintena de parlamentarios.

Los prisioneros políticos tienen puestas sus esperanzas en la ley de amnistía que la oposición prepara para el primer día de la nueva Asamblea, el 5 de enero. La reacción de Maduro, quien el martes aseguró que va a vetarla “porque los asesinos de un pueblo tienen que pagar”, adelanta el primer conflicto de poderes. “Lo que puede es formular objeciones por encontrarla inconstitucional y enviarla al Supremo. Si cuando el Alto Tribunal la devuelva el presidente no la promulga, la Asamblea tiene la potestad para convertirla en ley“, explicó Lilian Tintori.

“Hay toda una agenda y la ley de amnistía forma parte de esa agenda“, concretó el gobernador opositor Henrique Capriles. “Hay que darle urgencia parlamentaria a esa ley para resolver una situación que nunca debió darse, porque cada día preso pesa“, añadió.

¿Está esperanzado el alcalde mayor de Caracas con esta ley?, preguntó EL MUNDO a su mujer. “Absoluta y totalmente. Tiene la fe y la seguridad de que nuestros parlamentarios van a cumplir su promesa electoral”.