Aumentan las muertes de panteras de la Florida por arrollamiento

panther release (1)

La batalla por salvar del peligro que corren a las panteras de la Florida alcanzó esta semana un nuevo hito: una cifra récord de muertes. Nuevo Herald

Cuando sólo quedan tres semanas para que termine el 2015, una hembra de un año fue atropellada por un vehículo en un camino rural del Condado Hendry —un camino donde las autoridades estatales redujeron la velocidad límite hace dos años para tratar de salvar a los grandes felinos—, convirtiéndose en la pantera 37 cuya muerte se ha documentado en el año. Es la pantera número 26 que perece atropellada, dos más que en 2014, lo que es también un récord.

El optimista punto de vista es que la cifra cada vez mayor de muertes podría servir como prueba de que el número de panteras, que se estima entre 100 y 180 al sur del río Caloosahatchee, está en aumento.

“No nos alegra que ocurran estas muertes, pero de cierta forma refleja el éxito que han tenido nuestros trabajos de conservación, ya que ahora hay más panteras que antes”, dijo Kipp Frohlich, subdirector del Departamento de Especies y Hábitat de la Comisión para la Conservación de la Vida Marina y Silvestre de la (FWC).

Sin embargo, las noticias también podrían ser funestas: asediadas por un desarrollo urbano cada vez mayor, las panteras se están quedando sin espacio donde vivir.

“Puedo decir que hay en construcción media docena de proyectos —la Universidad Ave Maria, las granjas Corkscrew y la planta de la empresa eléctrica FPL Florida Power & Light—, todos en importantes zonas donde viven las panteras”, dijo Matthew Schwartz, director ejecutivo de la Asociación de Tierras Silvestres del Sur de la Florida. “Es un panorama desalentador para el animal que representa a nuestro estado”.

La zona donde la hembra murió el martes es una carretera rodeada de bosques que corre a través del Bosque Estatal Okaloacoochee Slough, y se considera que está entre los sitios más peligrosos para las panteras, dijo Elizabeth Fleming, directora del programa Defensores de la Vida Silvestre de la Florida. Desde el 2010, media docena de felinos han muerto en esa área.

La muerte de la hembra es doblemente perturbadora toda vez que la pantera estaba muy al norte. Durante años, los funcionarios de la FWC han esperado que las hembras crucen el río y una vez allí establezcan otra población de cría.

“Ese es el último obstáculo antes de la carretera estatal 80, después ya uno está en el río”, dijo Fleming. “Lo que nos hace falta es que las hembras se muevan hacia el norte”.

Con tantas muertes causadas por vehículos, los funcionarios y ambientalistas estatales trabajan para hacer que los caminos y las carreteras sean más seguros y también para identificar los sitios más peligrosos, sobre todo en caminos rurales donde el tráfico podría ser menor pero los vehículos tienden a ir a más velocidad. En los últimos tiempos se han agregado más cruces y el mes pasado el estado anunció que tenía planes para cerrar un tramo de nueve millas a lo largo de la carretera I-75 al este de la estación de peaje de Naples.

Los científicos también buscan usar cámaras y seguir el rastro de las panteras con collares de radio para así encontrar las áreas que las panteras prefieren con el fin de aumentar la protección y mejorar el trabajo.

“No se trata de contar a cada pantera”, dijo Frohlich, “sino que es un tipo de investigación que creemos tiene una gran promesa”.

Durante el último año, el estado ha realizado muchos esfuerzos para contar la cifra de panteras, aunque el número no es del todo exacto.

Los rancheros argumentan que la cifra de panteras es probablemente más alto, basándose en la cantidad de ganado que ha sido atacado. Este año se han reportado 32 ataques, una disminución con relación a los 39 ocurridos el año pasado, lo que constituyó un récord. Los rancheros, junto a cazadores que se quejan de que hay menos venados, quieren que se ponga en práctica un plan de manejo federal del 2008 que solicita dos poblaciones de cría al norte del río y que se tomen más medidas, como matar a las panteras que causan problemas para de este modo proteger al ganado.

El problema se tornó candente durante el verano y principios del otoño cuando Liesa Priddy, comisionada de FWC y también ranchera, ayudó a redactar unos reglamentos para el estado sin incluir a los biólogos que han pasado años trabajando en las labores de recuperación. El plan busca que el estado abandone los esfuerzos para establecer las poblaciones adicionales, lo que dejaría el trabajo a funcionarios federales de la vida silvestre.

“La recuperación nunca tendrá éxito ya los esfuerzos afectan a demasiada gente”, dijo Priddy en una reunión que tuvo lugar en septiembre.

El plan provocó tantas críticas que los funcionarios estatales y federales decidieron revisar nuevamente el plan del 2008, un plan que ambas partes están de acuerdo en que ha sido fallido.

“Eso llamó su atención”, dijo Fleming. “Vinieron a la siguiente reunión comprometidos a trabajar en el problema y hacerlo de una forma más estrecha”.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/noticias/sur-de-la-florida/article49257855.html#storylink=cpy