Avanza acuerdo sobre estación de Metrorail de Coconut Grove

metrorail car

Un acuerdo para un nuevo complejo comercial construido alrededor de la estación de Metrorail de Coconut Grove avanzó esta semana cuando los comisionados de Miami-Dade dieron su aprobación preliminar para un acuerdo de desarrollo sin licitación para resolver una demanda sobre una codiciada zona de bienes raíces a un costado de la US1. Nuevo Herald

Grass River Holdings, la empresa de desarrollo que compró parte del centro comercial CocoWalk, aseguró la operación al negociar un acuerdo sobre las procedencias legales atadas a un proyecto fallido en el sitio que empezó hace 15 años.

Para resolver las demandas, las autoridades de Miami-Dade están de acuerdo en negociar una renta de 90 años con Grass River con el propósito de mejorar la estación y construir un proyecto de $196 millones que contará con un hotel, tiendas comerciales, apartamentos y oficinas, todas ubicadas en el parqueo contiguo.

“Somos fuertes creyentes en el desarrollo dirigido al tránsito,” dijo Peter LaPointe, un socio de Grass River. “Las congestiones en US1 siguen empeorando”.

LaPointe y los abogados del condado dijeron que aunque el contrato es técnicamente un nuevo acuerdo, sigue la misma maqueta de un acuerdo en el 2000 por medio de Miami-Dade y Coconut Grove Station Development para construir un complejo similar en Grove Station. El emprendimiento perdió fuerza, y el condado ganó un acuerdo legal de $1.8 millones los cuales son considerados sin valor, ya que la entidad quebró, de acuerdo a un reporte del condado.

First Citizens Bank demandó a Miami-Dade por $6.5 millones por un préstamo entregado a la empresa de desarrollo. Grass River compró dicho préstamo y ganó el acuerdo original de desarrollo como parte del acuerdo legal.

El acuerdo llamó la atención de uno de los comisionados para cuestionar si Miami-Dade podría ingresar provisiones adicionales para así promover el desarrollo de opciones de hogares económicos en el sitio del condado. “¿Por qué nos encontramos apresurando este acuerdo?” preguntó la comisionada Daniella Levin Cava durante la reunión estratégica de planificación del comité de la comisión. Un abogado del condado indicó que el acuerdo con el banco tiene plazo hasta enero 1.

Los organizadores de labor le pidieron a los comisionados que detengan a Grass River de asegurar un acuerdo sin tener que participar en el proceso de propuestas competitivas. Los líderes de un capítulo local de SEIU acusaron a Grass River de despedir a conserjes del sindicato cuando la empresa tomó cargo del mall Sunset Place en South Miami.

Olga Zelaya dijo que podía lidiar con su cáncer a la tiroides mientras trabajó con el personal de limpieza de Sunset, más que ahora no recibe el tratamiento que necesita. “Teníamos un sindicato”, dijo por medio de un intérprete de español. “Por lo tanto, teníamos buenos salarios y excelentes seguros de salud”.

Grass River negó las acusaciones, las cuales se encuentran sujetas a una queja de labor injusta en contra del vendedor de servicios de limpieza de la empresa. El acuerdo propuesto de Coconut Grove ganó respaldo unánime en la reunión, y ahora avanza para el acuerdo final ante la comisión de 13 miembros.

Las reglas de zonificación de Miami-Dade promueven el desarrollo en las estaciones de riel al permitir construcciones más densas, y el condado le ha ofrecido los núcleos de Metrorail a las empresas en el pasado para el desarrollo de proyectos de hogares económicos y otros emprendimientos. En Octubre, los comisionados aprobaron otro acuerdo legal para avanzar sobre un desarrollo bastante aplazado en la estación South Miami Metrorail, y el condado ha invitado a las empresas de contrucción para proponer sobre emprendimientos para las estaciones de tránsito de Douglas Road y Omni.

En Coconut Grove, Grass River planea realizar 40,000 pies cuadrados de tiendas comerciales, 180 habitaciones de hotel, un garage de 850 espacios, 180,000 pies cuadrados de oficinas y 250 apartamentos en renta en lo que ahora es un parqueo de cinco acres con 204 espacios. Grass River le pagaría $500,000 de adelanto a Miami-Dade, y luego $450,000 anual, o 3 por ciento de las ganancias.

El acuerdo también requiere que Grass River invierta cerca de $5 millones en mejoras a la estación Metrorail con escaleras eléctricas y elevadores mejorados, un nuevo terminal de bus, además de otras mejoras. También debe resevar 204 espacios para usuarios de tránsito.

“Estamos intentando mejorar la experiencia del usuario,” dijo Alice Bravo, la directora de transportación de Miami-Dade. “Si mejoramos la experiencia del usuario dentro de la estación, habrán más personas que estarían dispuestas a utilizarlo.”