Luis Barragán: Diáspora sin representación

thumbnailluisbarraganComprobación suficiente de la dramática situación que nos aqueja, nunca los venezolanos supimos de un éxodo tan grande. “Por lo menos, duermo más tranquilo en la noche”, nos refirió alguien que hizo todos los sacrificios necesarios para sacar a su hijo del país.

Por diligencias propias o las de sus padres, sobre todo los jóvenes van en la búsqueda de mejores condiciones para realizarse en otros países, hostigados por la violencia – por decir lo menos – en el nuestro. Nadie, en su sano juicio, puede descalificarlos, pues, paradójicamente, quienes alzan las banderas del patriotismo en el gobierno resultan los más apátridas y entreguistas del destino común bajo este suelo.

Tuvimos ocasión de conversar recientemente en Maracay con el diputado Fernando Flores de Ecuador, quien vino como Observador Internacional de los comicios parlamentarios y, por cierto, como todos, recibió un tratamiento injusto del oficialismo. Él ejerce la representación de sus paisanos en el exterior, específicamente los que se encuentran en Venezuela, a la que conoce muy bien.

Toda diáspora necesita la debida representación parlamentaria en el país de origen y ya luce como una tendencia universalmente aceptada, sin que medie prejuicio alguno. Así también tuvimos oportunidad de conocerlo, gracias a dos parlamentarios brasileños que año y medio atrás nos visitaron, encomendados al electorado que vive en el extranjero.

Algún día normalizaremos la situación venezolana y sabremos de nuestros aeropuertos repletos con miles de compatriotas que volverán. Y, si muchos no lo hacen, cultivando el sentimiento patrio, podrán elegir a aquellos que lo representen en la histórica sede caraqueña del Capitolio Federal.

@LuisBarraganJ / Diputado reelecto por el estado Aragua.