Exiliados piden a la MUD participar en proyecto de Amnistía

LAPI Y OSCAR

Dirigentes políticos venezolanos asilados en Perú solicitan a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) permitirles participar en la discusión del ante-proyecto de la Ley de Amnistía y Reconciliación Política que será presentado a consideración de la nueva Asamblea Nacional que con mayoría opositora será instalada el próximo 05 de enero del 2016; con la cual los presos políticos recuperaran su libertad y los exiliados podrán retornar al país.

El ex – Gobernador de Yaracuy Eduardo Lapi y el ex – Diputado mirandino Oscar Pérez, expresaron que se hace necesario que los Diputados recién electos el 6D fijen una fecha cierta y próxima para establecer mecanismos efectivos de consulta pública, que incluya a todos los sectores involucrados con el tema de los presos políticos y exiliados, y que permita la discusión y el aporte de todas las observaciones a las que haya lugar en esta importante materia.

Lapi y Pérez consideran pertinente que la MUD para debatir sobre esta materia entre en contacto con los exiliados venezolanos que se encuentran asilados en EEUU, Costa Rica, España, Colombia, Panamá, México y Perú, entre otros países que alrededor del mundo han decidido proteger a perseguidos políticos de la denominada “revolución bolivariana”.

En opinión de estos exiliados venezolanos es de vital importancia que los Diputados recién electos que trabajarán, con Delsa Solórzano a la cabeza, en la elaboración de un primer borrador de Ley de Amnistía y Reconciliación Política puedan intercambiar opiniones y recoger propuestas directas de quienes como ellos han resultado víctimas de persecución política en los últimos quince años en Venezuela, en evidente violación a sus derechos humanos.

Finamente expresaron Eduardo Lapi y Oscar Pérez, que la amnistía en discusión debe ser lo más amplia posible a los fines de que pueda beneficiar a todos aquellos venezolanos, sin excepción alguna, que producto de sus ideas e identificación política han culminado en la cárcel o en el destierro, siempre cuidando evitar se intente beneficiar a algún ciudadano que no reúna las características propias de un perseguido político.