Cuatro sujetos fueron detenidos en Colombia por descuartizar personas

Foto: RCN Referencial
Foto: RCN Referencial

Cuatro miembros de las bandas criminales Clan Úsuga y La Empresa, vinculados a descuartizamientos de personas en Buenaventura, principal puerto de Colombia sobre el Pacífico, fueron capturados en varios operativos, informó este viernes la Fiscalía. AFP.

Entre los detenidos se encuentran Freiman Valencia Mosquera, alias El Nene, cabecilla de La Empresa, capturado en Buga (Valle del Cauca, a 113 km al oeste del puerto), y tres miembros del Clan Úsuga arrestados en Buenaventura.

“Alias El Nene, es señalado de haber participado en el homicidio agravado en la modalidad de desmembramiento de Omar Angulo Valoy, Jhon Edwar Cuero Montaño y Marisol Median Arboleda” el 23 de febrero de 2014, dijo la Fiscalía.

Los miembros del Clan Úsuga Nilson Jakson Jiménez Torres, Starlin Blanquicet Rodriguez y Marco Antonio Flórez Camacho, de 27 y 22 años “estarían implicados en la desaparición y homicidio de Gloria Estefanía Brando Salazar y Davinson Rendón Restrepo, trabajadora sexual y mototaxista”, respectivamente, en marzo de 2014, agregó el texto.

“La retención, homicidio y posterior desmembramiento de los cadáveres es un hecho atribuible a la organización ilegal Clan Úsuga”, agregó.

La Fiscalía indicó que el Clan Úsuga creía que Brando Salazar “habría contribuido en la identificación y entrega” de algunos de sus miembros a La Empresa para que los asesinaran.

La existencia de “casas de pique”, como se denomina en Buenaventura a lugares donde bandas criminales descuartizan personas, fue denunciada a principios de 2013 por un obispo católico, pero la crisis de violencia persistió en la región.

En Buenaventura también han incursionado actores del conflicto armado que vive Colombia desde hace más de 50 años, entre ellos guerrillas, paramilitares, fuerzas militares y narcotraficantes.

Según un reciente informe del estatal Centro Nacional de Memoria Histórica, Buenaventura tiene el “mayor índice de desplazamiento interurbano de Colombia” y fue escenario de unos 4.800 homicidios entre 1990 y 2012.