Una muchedumbre saquea sala de oración musulmana en la isla francesa de Córcega

A picture taken on December 25, 2015 shows a devastated Muslim prayer hall in Ajaccio, after protesters vandalized it and tried to set fire to copies of Koran, near a working-class neighbourhood of Ajaccio where two firefighters and one police officer were injured last night during clashes, the French police and prefecture said. / AFP / Pierre-Antoine FOURNIL
A picture taken on December 25, 2015 shows a devastated Muslim prayer hall in Ajaccio, after protesters vandalized it and tried to set fire to copies of Koran, near a working-class neighbourhood of Ajaccio where two firefighters and one police officer were injured last night during clashes, the French police and prefecture said. / AFP / Pierre-Antoine FOURNIL

Centenares de personas incendiaron parcialmente el viernes una sala de rezo musulmán y dañaron ejemplares del Corán en Ajaccio, en la isla francesa de Córcega, donde dos bomberos y un policía habían resultado heridos en enfrentamientos la noche anterior.

La terraza de un restaurante kebab cerca de la barriada también sufrió destrozos en estos incidentes de la jornada de Navidad, que transcurrió bajo fuertes medidas de seguridad en toda Francia debido a los atentados del 13 de noviembre que dejaron 130 muertos en París.

“Tras la agresión intolerable a los bomberos, la profanación inaceptable de una sala de rezo musulmán. Respeto a la ley republicana”, exigió el primer ministro Manuel Valls en Twitter. El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, condenó las agresiones y denunció “intolerables resabios de racismo y xenofobia”.

El recientemente electo presidente de la región de Córcega, Gilles Simeoni, que por primera vez llevó al poder a los nacionalistas en esta isla del Mediterráneo, denunció “actos racistas totalmente contrarios a la Córcega a la que aspiramos”.

– ‘¡Fuera los árabes!’ –

En la tarde del viernes, unas 150 personas se habían congregado pacíficamente en Ajaccio en señal de apoyo a dos bomberos y un agente heridos en una encerrona tendida la noche anterior por “numerosos jóvenes encapuchados”, según las autoridades, en una barriada de la ciudad.

Pero un grupo se desprendió de la marcha y se dirigió hacia los Jardines del Emperador, el lugar donde se había producido el incidente.

Al final, ese núcleo se había convertido en una columna de unas 600 personas que trataban de identificar a los agresores de los bomberos y el policía, al tiempo que gritaban en francés y en corso: “¡Fuera los árabes!”, “¡Esta es nuestra casa!”, según informó un periodista de la AFP.

La policía desplegó gran número de efectivos para contener los desbordes, en tanto que los vecinos permanecían encerrados en sus casas.

Pero un pequeño grupo separado de la columna principal irrumpió en un sala de rezo musulmana cercana, donde realizaron pintadas, cometieron desmanes y crearon un conato de incendio.

“Unos 50 libros de oración fueron tirados a la calle”, indicó el prefecto regional. François Lalanne.

El Observatorio Nacional contra la Islamofobia del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM) “condenó con fuerza” lo ocurrido “en un día de oración para musulmanes y los cristianos”, en referencia a que este este año la Navidad cae justo después del Muled, la fiesta musulmana que conmemora el nacimiento del profeta Mahoma.

AFP