Venezolanos se acercan a la fe y rescatan sus costumbres en Miami

venezolanosmiaminavidad

 

Impregnados por el dulce aroma de las velas, esencias e inciensos de mandarina, fruta de la riqueza según el Feng Shui, los creyentes en la ceremonia litúrgica se engalanaron para acoger el “espíritu de la Navidad” por todo lo alto en Pembroke Pines. Debían sacudir las malas energías y activar el bienestar y la armonía; consolidar las relaciones positivas en el hogar, y vaticinar la prosperidad para el año venidero. Después de degustar platillos típicos como hallacas, ensalada de gallina y pan de jamón, escribieron 21 deseos, siete por la humanidad, siete por el núcleo familiar y otros siete personales, publica El Nuevo Herald.

De influencia nórdica y celta, el ritual ha sido adoptado como práctica propia de la sandunguera época navideña en Venezuela. Y al igual que muchas otras expresiones sincréticas religiosas, culturales, gastronómicas y musicales muy arraigadas y asentadas en el alma de los venezolanos, algunas como esta empiezan a penetrar con ímpetu los vecindarios del sur de la Florida, una manifestación de la transformación demográfica y social devenida del gran influjo migratorio de los últimos años.

Para muchos emigrados, la separación de la patria, de sus familias, de sus amigos, de sus entornos y de sus raíces, los acerca a la práctica religiosa y espiritual en este nuevo suelo de ilusiones y esperanzas, especialmente en Navidad. Y la de este jueves encarnó una renovada sensación de optimismo por los recientes resultados electorales en la tierra natal.

Siga leyendo en El Nuevo Herald