De 16 balazos mataron a barbero en una gallera en Pariaguán

(foto  Wayne David)
(foto Wayne David)

Dudar sobre los resultados de una apuesta de dados le costó la vida a Robinson Roberto Rodríguez Hospédales, de 27 años de edad, quien recibió 16 tiros cuando departia en el cumpleaños de un amigo que se celebraba en el negocio llamado La gallera de Prado. Así lo reseña eltiempo.com.ve / Sol Vargas García

El suceso ocurrió el jueves, cerca de las 11:10 de la noche, en la calle El Serrucho del sector La Verdosa en Pariaguán, municipio Miranda.

Según testigos del hecho, Rodríguez Hospédales llegó solo al establecimiento invitado por el amigo que era agasajado.

Tras disfrutar de la música de unos mariachis, bebidas y comida, un grupo propuso hacer competencias de dados.

El ahora occiso se acercó a la mesa donde se competía con dados y de repente surgió una discusión entre los jugadores porque uno de ellos aseguraba que había ganado y que los participantes debían pagarle.

Al parecer, Robinson argumentó que la apuesta no se había concretado, por lo que no estaba dispuesto a cancelar el dinero y exclamó en un tono de voz alto y desafiante “Pero, como voy a pagar si no se dio”.

Sindican a “el picure”

La incómoda situación terminó en una acalorada discusión entre él y un sujeto conocido como “el picure”, que aseguraba ser el ganador.

Al ver que le negaban el triunfo y la paga, “el picure” se alteró mucho y sacó a relucir una pistola con la que acribilló a Rodríguez Hospédales que presentó heridas de disparos en el rostro, región pectoral y manos.

Tras la agresión “el picure” huyo con sus acompañantes en tres vehículos que estaban aparcados en el estacionamiento, mientras que el cadáver de Robinson Rodríguez conocido como “diente de oro”, quedó tirado en el suelo en un charco de sangre.

Funcionarios de la Policía Municipal de Pariaguán, se apersonaron para resguardar el sitio a la espera del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas subdelegación El Tigre que recolectaron cinco casquillos calibre nueve milímetros y tres plomos.

Las averiguaciones se abrieron y declaran a los testigos presenciales y el entorno familiar del fallecido para determinar el móvil y las causas, así como identificar plenamente al homicida a fin de capturarlo.

Carlos Alicio Rodríguez, dijo que Robinson residía en la calle El Borbollón de la parroquia El Pao de Barcelona. Estaba casado y tenía tres hijos de siete años, cinco años y cuatro meses. Se desempeñaba como barbero y era el quinto de 20 hijos.

Reconoció que la familia siempre acudía a ese tipo de negocio porque le gustaba las peleas de gallo y las apuestas.