Espiral hiperinflacionaria continuará este año

 

(Foto Reuters)
(Foto Reuters)

Aun con el nuevo escenario político en la Asamblea Nacional, el deslave económico no desaparecerá por “arte de magia, ni de la noche a la mañana”. Los bajos precios del petróleo, importantes compromisos de deuda externa, la ineficiencia operativa y productiva de Pdvsa y el marco hiperinflacionario seguirán determinando el desempeño económico en este 2016 en el país, pronostican diversos analistas. Lo que sí permitirá esta nueva AN, a criterio del analista y consultor financiero Román Gutiérrez es mayor probabilidad de impulsar cambios institucionales para ejercer un efectivo control fiscal sobre el gasto público, el presupuesto de la nación, la supervisión del endeudamiento del país. especialmente mejorar el marco legal económico que afecta la actividad productiva. Desde esta óptica, podría darse un punto de inflexión para el origen de cambios económicos, publica El Carabobeño.

Ana Isabel Laguna || [email protected]

Para el economista Jesús Casique aunque el Poder Legislativo no interviene en las políticas económicas, las leyes del juego sí cambiaron, en cuanto que puede solicitar reformas y derogaciones, como la de la Ley de Precios Justos, la cual es la que ha generado escasez y desabastecimiento, por cuanto se producen mercancias por debajo de la estructura de costo, en relación a la galopante inflación. Pero, le preocupa que el Gobierno haya modificado algunos artículos del Banco Central de Venezuela, como el 40 en el cual se le agregó que solo este ente podrá publicar sus cifras cuando el Estado se lo requiera, con lo que se propiciaría mayor opacidad. Desde el último trimestre del 2014 el BCV no informa sobre la escasez, inflación ni de la balanza de pagos, entre otros indicadores importantes que permitan entender la evolución de la economía venezolana.

Mientras que el economista Francisco Contreras es de los que considera que estamos a punto de iniciar la estabilización de este país descompensado. “El logro de una fortaleza institucional es condición necesaria para garantizar mecanismos autorreguladores (homeostasis) a escala macroeconómica”.

Las perspectivas no son muy alentadoras: Se mantendrán relativamente inalterables las proyecciones del precio del petróleo, el déficit fiscal y el desequilibro monetario que vive Venezuela; el tema de costos e hiperinflación, estimaciones del Producto Interno Bruto, servicios de la deuda, situación de la balanza de pagos, en relación a lo que fue el 2015, advierte Gutiérrez.

Los precios del petróleo que finales del 2015 llegaron a $40 el barril, posiblemente oscilen entre la banda de los $40 a $55, lo cual haría que la economía venezolana siga teniendo severas restricciones en el flujo de divisas. “Si tenemos limitaciones en esta materia es de esperar que las importaciones se mantendrán a niveles contraídos y, por ende, los niveles de abastecimiento y de escasez, seguirán presentándose”, advirtió Gutiérrez.

Urgen ajustes cambiarios

En materia de déficit fiscal, que ronda entre el 20 y 25% del PIB (se gasta entre 20 o 25 veces más de lo que se produce en el país) y originado por la pesada carga del gasto público basado en un modelo populista, se requiere un programa de ajuste que aún no se ve en el panorama, sentencia el economista Jesús Casique. A su juicio, se seguirá cargando con este déficit, de alguna manera financiado en forma inflacionaria por el crecimiento de la liquidez monetaria; producto de la emisión de dinero inorgánico y lo cual ha creado un desequilibrio monetario en la economía. “Cada vez hay más bolívares en el sistema persiguiendo menos bienes y servicios, y un dólar escaso en el marco de un control de cambio que hace que esta moneda se eleve en el mercado paralelo y, a su vez, el valor del bolívar en términos de compra sea más bajo”.

Para contrarrestar esta situación, Jesús Casique insiste en la unificación cambiaria. “No podemos seguir con un tipo de cambio oficial y otro paralelo, es imposible de sostener. Hay que hacer ajustes del tipo de cambio de forma intermensual o trimestral, porque cómo se va a reactivar el aparato productivo con dos convocatorias al año”.

Insiste Casique que el Estado tiene que generar confianza para que lleguen los inversionistas al país y así se pueda compensar la estrepitosa caída de los precios del petróleo. Por cada dólar que cae el barril, el país deja de percibir cerca de 715 millones de dólares en un año.

– Pero la opacidad oficial fue tan cerrada que finalizando el año reveló que la inflación en 2015 cerraría en 100% y la caída del PIB en 4%. Más bien la inflación rebasó en 270,7% y la contracción económica se ubicó entre el 10 y 11% del PIB.

Y de seguirse con el promedio de una inflación intermensual del 10,1% y con la indisciplina fiscaly monetaria, la contracción económica se disparará en 14%. Esto configuraría que, por tercer año, Venezuela se mantendría en recesión.

Aunque Casique se abstuvo de dar estimaciones sobre la inflación. Algunos economistas han llegado al consenso de esperar cómo se desarrollará el primer trimestre de este año para hacer sus estimaciones, ya que se manejan bajo dos escenarios dependiendo del papel que desempeñe el presidente Maduro, en el terreno de la confrontación o la negociación.

Román Gutiérrez es de los que visualiza que al no observarse voluntad gubernamental de ajustar el “tamaño” del Estado y de racionalizar el gasto público, la situación tenderá a agudizarse. Se podría entrar en una hiperinflación.

Aumento De Deudas

De acuerdo con las proyecciones del economista Rmán Gutiérrez, este año nuevamente el país se enfrentará a importantes vencimientos y amortizaciones por concepto de deuda, tanto soberana como corporativa pública de Pdvsa. Compromisos que superan los 11 mil millones de dólares. Incluso, el director de finanzas de Pdvsa Carlos Erick Malpica ha asomado la posibilidad de que esta empresa vaya a un esquema de refinanciamiento voluntario por los vencimientos de bonos que se presentaran.

 

Siga leyendo en El Carabobeño