Pdvsa cerró 2015 sin superar producción de tres millones de barriles

Personas caminan cerca de un cartel de PDVSA, en una de sus gasolineras en Caracas, 28 de octubre de 2015. La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) denunció el miércoles ser el centro de una "campaña de desprestigio" internacional, luego que medios informaron que autoridades de Estados Unidos detectaron un supuesto esquema de sobornos por al menos 1.000 millones de dólares para ganar contratos de la firma. REUTERS/Marco Bello
REUTERS/Marco Bello

 

Petróleos de Venezuela aumentó su nómina, importó alimentos y construyó casas, pero solo pone en el mercado dos millones y medio de barriles, publica La Verdad.

Alixel Cabrera / [email protected]

Nadie previó durante la apertura petrolera que Petróleos de Venezuela no lograría sobrepasar una producción de tres millones de barriles diarios. Las secuelas suscitadas por el despido de 20 mil trabajadores hace 15 años, la multifuncionalidad de la empresa y el mantenimiento de convenios energéticos se dejan ver cada vez más a medida que los precios del barril caen. Hoy, datos de PDVSA continúan siendo un misterio, pero Nicolás Maduro, presidente de la República, adelantó que los ingresos petroleros disminuyeron 70 por ciento por la caída del precio del crudo.

“Le quitaron el cerebro a la empresa” con ese despido masivo. PDVSA cierra el 2015 personificando verbos condicionales. De acuerdo con José Toro Hardy, experto en petróleo, si hubiese mantenido las inversiones que estaban previstas, Venezuela podría estar produciendo más de cinco millones y medio de barriles diarios. Según cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), solo se extraen dos millones y medio de barriles.

La estatal petrolera dejó a un lado la exploración de crudo, su producción y comercialización para construir casas e importar alimentos. El apoyo a los proyectos del Gobierno multiplicó su nómina por tres. En 1998, no llegaban a los 50 mil empleados, hoy supera los 150 mil millones. “La inmensa mayoría de esos trabajadores no se dedican a la actividad petrolera o a las demás funciones de PDVSA y por lo tanto la empresa ha caído a unos niveles de ineficiencia fenomenales”, afirma el especialista.

Según sus estimaciones, su déficit de caja está en el orden de 19 mil millones de dólares por año. Explica que para que la empresa continúe funcionando, el Banco Central de Venezuela efectúa “inmensas emisiones de dinero inorgánico” que se incorporan a la masa monetaria del país generando los altos niveles de inflación que se registran. “Ese dinero que el BCV entregaba a PDVSA quedaba respaldado por papeles, que en este momento representan una deuda acumulada de PDVSA con el BCV por el orden de 145 mil millones de dólares, que desde luego la empresa no tiene cómo pagarlos”.

Su deuda financiera ascendió a más de 45 mil millones de dólares, una cifra significativamente mayor a los tres mil millones de dólares que se registraron en el año 2006, asegura Luis Oliveros, economista experto en petróleo. “PDVSA tiene tres años haciendo malabares en sus estados financieros para producir ganancias. Se tarda en pagarle a sus proveedores y como fue utilizada como caja chica del Gobierno, no pudo hacerle mantenimiento a pozos, refinerías y hoy está sufriendo esas consecuencias”.

En 2016

“Desastrosa, terrible”, así describe Toro Hardy, exdirector de la compañía, la situación actual de la estatal petrolera. El próximo año el rumbo de PDVSA deprenderá de la evolución de los precios del crudo, que recientemente alcanzaron su nivel más bajo en 30 años. La tendencia continúa siendo de declive con la incorporación de los mercados de Estados Unidos e Irán. “Ese aumento podría contribuir a una caída de cerca de 10 dólares adicionales por barril”, destaca el economista.

Para Oliveros, los cambios en la directiva no fueron ideales. Sobre Eulogio Del Pino, quien asumió la presidencia de PDVSA este año, dijo: “Nombraron presidente de PDVSA a quien llevaba el tema de producción en los últimos seis, ocho años y las grandes críticas que se tiene con respecto a PDVSA es que la producción ha ido declinando”.