Renault buscaría distanciarse de Pastor Maldonado para no involucrarse con cuestionable dinero de Pdvsa

Archivo
Archivo

La escudería Renault F1 Team estaría buscando distanciarse del piloto venezolano, Pastor Maldonado, para no verse inmersa en los escándalos que rodean a su patrocinante, Pdvsa, en torno a lavado de dinero y narcotráfico, revelan fuentes del automovilismo mundial.

LaPatilla.com

El gigante automovilístico francés querría marcar distancia de las investigaciones que llevan adelante autoridades estadounidenses, luego de que el Departamento del Tesoro encontrara a la principal empresa de Venezuela inmersa en una importante operación de blanqueo de capitales relacionadas con el crimen organizado desde el pasado mes de marzo del 2015.

El “Financial Crimes Enforcement Network”, unidad contra el lavado de dinero del Departamento del Tesoro, señaló que Pdvsa ha lavado dinero, casi dos millones de euros, mediante empresas fantasmas que colaboraban con un alto ejecutivo de la Banca Privada d’Andorra, del que también se hizo eco Kate Walker, una reconocida cronista británica de F1.

El respetado portal italiano de automovilismo, ItaliaRacing, afirma que Renault ya se encuentra encaminada a contratar al piloto danés Kevin Magnussen, quien fuera probador de McLaren, debido a que “la empresa petrolera venezolana que apoya Maldonado está pasando por un mal período desde el punto de vista judicial, y esto podría causar problemas al patrocinio del piloto”.

Levanta sospechas el hecho de que en septiembre se haya anticipado la firma de Pdvsa con Lotus, cuando todavía la escuadra inglesa no sabía siquiera si Renault iba a comprar el equipo. De la mano de Pdvsa se destinaría para el deporte de élite cerca de 30 millones de libras esterlinas por temporada, más de 40 millones de euros.

El gigante automotriz Renault, en su búsqueda de minimizar escándalos, dejaría pasar el dinero de Pdvsa puesto que ha vivido un “día negro” este pasado miércoles, luego de que sus acciones se desplomaran por un escándalo similar al del Grupo Volkswagen. Inspectores del Gobierno habían registrado las instalaciones de la firma para revisar los programas digitales de medición de emisiones de los vehículos y que Volkswagen, según se ha demostrado, había trucado, según reseña El País de España.

Aunada a esta situación, se encuentra la realidad que supone pagar un puesto en la Fórmula Uno con los precios del barril de petróleo desplomándose, por parte de la principal empresa petrolera de un país, donde la inflación y la escasez se encuentran en la “primera fila de largada” entre todos sus problemas.

El presidente de Renault, el brasileño Carlos Goshn, había indicado en diciembre que recién en enero hablaría acerca de los pilotos para la temporada 2016. Mientras Renault no confirme queda en suspenso el futuro de Pastor Maldonado en la máxima categoría del automovilismo mundial; cuyo único trabajo es montarse en el monoplaza y ser veloz.

Lea también sobre el escándalo de Pdvsa y el lavado de dinero en Andorra