Betsy Bustos: Para justificar Decreto de Emergencia Económica gobierno debe presentar cifras reales de la crisis

 

Foto: Nota de Prensa
Foto: Nota de Prensa

 

La inflación anualizada de septiembre 2014 a septiembre 2015 se ubicó en 141,5%; el índice de precios al consumidor en los primeros 9 meses del año recién finalizado acumuló 108,7%; el PIB cayó 7,1% interanual al tercer trimestre de 2015 con respecto al mismo período de 2014, mientras la caída acumulada de enero a septiembre de 2015 fue de 4,5%; el desabastecimiento de algunos productos de la cesta básica alcanzó la cifra récord de 87%; el petróleo venezolano culminó la semana pasada en 24,38 dólares por barril, 3,49 dólares por debajo que la semana anterior y en lo que va de 2016 ha recrudecido el desabastecimiento de alimentos y medicinas.

Este turbio panorama, edulcorado además por el instituto emisor de Venezuela, corresponde al país con las principales reservas de petróleo del planeta. Para la diputada al Consejo Legislativo del estado Aragua (Clea), Betsy Bustos, este nubarrón puede comenzar a disiparse si se aplican las medidas correctas para reactivar el aparato productivo venezolano dejando de lado controles, intervenciones, expropiaciones, confiscaciones y decomisos.

“Maduro fue a la Asamblea Nacional a presentar su informe de gestión del año 2015, pero después que lo vimos deshacerse en elogios a la revolución, en loas al comandante intergaláctico y en supuestos avances en todas las áreas, terminó pidiendo a los diputados apoyo para aprobar un Decreto de Emergencia Económica ¿Cómo puede argumentarlo? Según Maduro todo está bien, el país va viento en popa, a punto de convertirse en una potencia, pero necesita un Decreto de Emergencia que no aborda el problema de fondo, porque insiste en la cantaleta de la guerra económica”, manifestó.

Partiendo de la frase de Albert Einstein “Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, Bustos recomendó al gobierno echar a un lado las fracasadas políticas que originaron la tormenta económica que embiste a todos los venezolanos por igual y adoptar aquellas que permitan impulsar a la industria nacional.

“Son muy malas señales las que dio Maduro durante su memoria y cuenta. Está buscando la manera de escurrir nuevamente el bulto. Muchas de esas medidas pueden ser adoptadas sin necesidad de declarar Estado de Excepción o decretar la Emergencia Económica. Incluso, para justificar una disposición de esa naturaleza el gobierno debe ofrecerle al país los números reales de la crisis, no ese engaño que presentó el Banco Central de Venezuela, a cuyos directores les exigimos seriedad, respeto para todo el país y publicar las verdaderas cifras de inflación, escasez y contracción económica”, apuntó, al recordar que voceros extraoficiales del propio instituto emisor indicaron que la inflación cerró en 270,7% en 2015.

La dirigente de Primero Justicia en el estado Aragua dice que Maduro no puede argumentar la solicitud porque acaba de desperdiciar una Ley Habilitante que le otorgaron con la única finalidad de “enfrentar la guerra económica”. Rechazó el hecho de que el Ejecutivo haya utilizado al BCV como una institución financiera particular para impulsar su modelo fracasado a costillas del pueblo venezolano.

“El BCV es el ente encargado de controlar la inflación, de proteger el valor de nuestra moneda, de recoger la liquidez monetaria. Hoy nuestro bolívar vale menos que una moneda de chocolate, hoy el bolívar vale mucho menos que el papel empleado para su impresión, hoy la familia venezolana se debate entre comer, pagar medicinas o afrontar otros gastos porque el presupuesto no cubre todas las necesidades básicas”, acotó.

Seguir empleando la tesis de la guerra económica, va a llevar a los funcionarios gubernamentales a cometer los mismos errores de hasta ahora. “Le sugerimos al gobierno que tome las acciones pertinentes para revertir las causas que originaron este caos, las cuales deben comenzar con disciplina fiscal”.

Considera la dirigente justiciera que Maduro “sólo quiere reservarse mayores atribuciones legales” para hacer frente a la hiperinflación, a una prolongada recesión económica (lleva siete trimestres consecutivos de contracción) y la escasez de bienes básicos, sin estar sujeto a la contraloría de la Asamblea Nacional.

Bustos se manifiesta “horrorizada” cada vez que piensa a dónde fueron a parar los recursos que por concepto de petróleo ingresaron al país en los últimos 17 años y que superaron la fastuosa cifra de 1 billón de dólares. “Este gobierno ha tenido una situación boyante, no se justifica que hoy estén dando lástima, pidiendo poderes especiales para revertir lo que sabemos no van a revertir”. Recordó que en 2015, la cesta venezolana cerró con una caída de 50% interanual para cotizar en 44,65 dólares. La actividad petrolera se contrajo 1,9% mientras que la no petrolera cayó 7%.

Pero es que las malas políticas aplicadas por Maduro en estos tres años, nos han llevado a un escenario aterrador: el aumento de la pobreza a niveles inesperados. De acuerdo con la Encuesta de Condiciones de Vida 2015 (Encovi) elaborada por la Universidad Católica Andrés Bello, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar, 73% de los hogares y 76% de los venezolanos viven en pobreza de ingresos, es decir, ha disminuido la capacidad de compra de las familias por el meteórico incremento de los precios (254,29% fue el salto de los precios de los alimentos en 12 meses), corriéndose el riesgo de pasar de la pobreza coyuntural a la pobreza estructural. Esta cifra es similar a la registrada en 1975.

El decreto de Emergencia Económica que entró en vigencia la semana pasada, faculta al Ejecutivo a “adoptar medidas necesarias para asegurar el acceso oportuno a la población a alimentos y medicinas y de más bienes de primera necesidad y el disfrute pleno de todos sus derechos…”, lo cual es interpretado por la parlamentaria aragüeña como una profundización del intervencionismo del Estado.

Bustos sólo espera que este no sea un artilugio del gobierno para seguir expropiando, confiscando y usufructuando bienes de empresarios privados. “Esperamos que los diputados de la alternativa democrática analicen bien este instrumento. La escasez y el desabastecimiento que aquejan al país desde hace varios años están lejos de solucionarse si se siguen cometiendo los mismos errores. Tenemos la inflación más alta del mundo y más parece que el gobierno quiere trasladar responsabilidad de la crisis a la AN y no solucionar la verdadera crisis creada por ellos. Lo más lamentable de todo esto, es que siempre los pobres son los que llevan la peor parte de los ajustes económicos”, concluyó.

Nota de prensa