Al menos 29 muertos por la tormenta de nieve en el este de EEUU

Un hombre intenta sacar su auto debajo de la nieve en Falls Church, Virginia, luego de una tormenta que azotó a la Costa Este de Estados Unidos. 23 de enero, 2016. Millones de residentes, dueños de negocios y trabajadores salieron de sus casas el domingo luego de una enorme tormenta de nieve que paralizó a Washington, Nueva York y otras ciudades del noreste de Estados Unidos y provocó la muerte de al menos 19 personas en varios estados. REUTERS/Kevin Lamarque
Un hombre intenta sacar su auto debajo de la nieve en Falls Church, Virginia, luego de una tormenta que azotó a la Costa Este de Estados Unidos. 23 de enero, 2016. Millones de residentes, dueños de negocios y trabajadores salieron de sus casas el domingo luego de una enorme tormenta de nieve que paralizó a Washington, Nueva York y otras ciudades del noreste de Estados Unidos y provocó la muerte de al menos 19 personas en varios estados. REUTERS/Kevin Lamarque

Al menos 29 personas murieron a causa de la histórica nevada que desde el viernes ha paralizado el este de Estados Unidos, donde se llegó a registrar hasta 91 centímetros de nieve. EFE

Los medios locales informan de que millones de personas de la costa este tratan de volver hoy a la normalidad, con el transporte público, carreteras y aeropuertos seriamente afectadas por la tormenta de nieve.

El gobierno y las escuelas estarán hoy cerradas en la capital estadounidense, donde las autoridades han alertado de que se tardarán varios días en retirar la nieve en las zonas residenciales.

Las autoridades también alertaron a la población que limiten en la medida de lo posible sus movimientos, e incluso advirtieron que los automovilistas serán multados si se aventuran a circular por las carreteras o a caminar por las calles cubiertas de nieve.

La mayor parte de las muertes por la tormenta se produjeron por accidentes de tráfico de conductores que circulaban por carreteras con nieve y hielo, según informa la prensa local.

Otras personas perecieron por inhalar monóxido de carbono de escapes de automóviles que estaban cubiertos por la nieve.EFE