“El mundo de Dian, un niño que sabía pintar” llega al teatro

IMG-20160110-WA0035

Inspirados en la vida de un niño con un mundo muy particular en el que conviven su destreza para el dibujo y una realidad que no logra entenderlo nace “El mundo de Dian, un niño que sabía pintar”. La obra de teatro, original de Carmelo Castro y dirigida por Robert Castro, busca concientizar a la sociedad en general sobre el trato que deben recibir los niños y jóvenes con algún tipo de diversidad neurológica como déficit de atención, autismo, hiperactividad, dislexia; y aquellos que sufren acoso escolar, bullying y más.

A través de la actuación, la Asociación Civil “Todos Somos Especiales” y la Academia de Arte “Expresarte Vu, C.A.”, intentan generar herramientas de ayuda que permitan la integración de todas las personas con alguna condición especial dentro de la sociedad, a fin de disminuir los índices de deserción escolar y el maltrato dentro de los colegios.

La obra de teatro se estrenará el martes 26 de enero en el Teatro Premium de Los Naranjos, Caracas, y estará protagonizada por Aarón Gabriel, un niño de 10 años de edad con alto nivel de funcionamiento, quien desde muy pequeño busca aislarse de su entorno a través de la pintura, convirtiéndola en su principal habilidad y gran aliada.

Sinopsis

Esta es la historia de Dian, un niño con un mundo muy particular en el que conviven su destreza para el dibujo y las creaciones de su prolija imaginación, contrastando con una realidad que no logra entenderlo y en la que no logra encajar, comenzando por su propia familia conformada por su papá y su mamá, quienes aún no perciben el por qué su hijo busca aislarse de su entorno. Una situación parecida se le presenta al pequeño en el colegio, cuando la maestra considera que es solo un “distraído”. Aquí la situación hace crisis cuando víctima de “bullying” por parte de sus compañeros Gaspar, Darío inducidos por Morel, quien sin explicación se ensaña en su contra. Por el contrario sus compañeras Alegría y Rosita, lo defienden, ya que Dian sumido en su ensimismamiento, no atina a enfrentar las agresiones. Solo pareciera reaccionar cuando Alegría le regala un pájaro de papel al tiempo que le dice que podrá ser libre mientras que esa ave “pueda volar”. El maestro de deportes que se ha dado cuenta de la situación por la que pasa Dian, induce a su maestra para que hable con sus padres y lo lleven ante una especialista para que lo evalué. Cumplido el trámite, la sicóloga les informa a los padres del niño los condicionamientos de su conducta haciendo que estos por fin tomen consciencia de la situación, al tiempo que propone las terapias a seguir. Dian en un trance al ver como el pájaro de papel se ha roto en un encuentro con Morel, no sabe qué hacer, su papá se da cuenta y se lo repara. Al día siguiente el colegio va a competir con otras instituciones educativas en un concurso de destrezas científicas y el dron construido por Darío sufre una avería cuando Morel se empeña en hacerlo volar. Dian huye con el aparato ante el desconcierto de sus compañeros. Después se presenta con el artefacto ya en condiciones de volar. Participan en la prueba y ganan. Darío reconoce ante todos que Dian se merece el reconocimiento. De esta manera Dian se gana el respeto y el cariño de todos sus compañeros.

FIN

Original de: Carmelo Castro.