Momentos de terror se vivieron en el Hospital Universitario de Maracaibo

Foto: Yahir Torres
Foto: Yahir Torres

Una hora de desesperación vivió el personal y los pacientes del Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), luego de que Alejandro José Prieto (27), apodado el “Loro”, y Robert González, alias el “Robert”, entraran por la emergencia de Pediatría y los tomaran de rehenes, reseñó el diario La Verdad.

Por Isamar Prieto

Rubén Ramírez Cáceres, general de Brigada de la Guardia Nacional, informó que Prieto y González antes de ingresar a las instalaciones del hospital, robaron las pertenencias de los clientes y una Jeep Cherokee blanca, placa AE443KM, en una estación de servicio en el sector Cecilio Acosta, pero una comisión de Polimaracaibo los avistó e iniciaron una persecución, que terminó frente al antiguo rectorado de la Universidad del Zulia. Los delincuentes bajaron de la camioneta, sacaron un arma larga y dispararon contra los funcionarios, al momento que corrían hasta el centro de salud.

A la 1.30 de la tarde, los criminales subieron hasta la Unidad de Gastroenterología y retuvieron a los ocho presentes. “Ellos se asomaron por la reja, la abrieron con cuidado y nos dijeron que nos calláramos, que nos quedáramos tranquilos. Adentro nos dijeron que le diéramos los teléfonos y el dinero. Allí comenzamos a gritar ¡Seguridad, seguridad!”, contó asustada Maritza Franco, repartidora de alimentos de nutrición y dietética.

Los oficiales de seguridad interna llegaron al escuchar el llamado, pero no corrieron detrás de los delincuentes.

Algunos de los pacientes, visitantes y empleados del centro de salud se lanzaron al piso, otros se escondieron debajo de las camillas y en los pasillos, se encerraron en las habitaciones, en los baños y en las oficinas.

Los funcionarios de Polimaracaibo, el Equipo de Respuesta Especial, la Dirección de Inteligencia y Estrategias Preventivas y la Policía científica bloquearon las entradas.

Uno de los testigos narró que escuchaban gritos, disparos y las sillas que caían por los pasillos. Después de 40 minutos de seguimiento, los criminales quedaron acorralados por la comisión policial, abrieron una ventana e intentaron lanzarse, pero al ver la altura capturaron como rehén a una paciente.

“Ellos le decían a los policías que les buscaran fiscales, pero no acataron su petición. Mediaron con ellos y liberaron a la señora. Después escuché muchos disparos afuera del baño en el que me escondí. Esto fue horrible”, expresó Ada Gelviz, una de las visitantes.

En el segundo piso se produjo el enfrentamiento, donde ultimaron a los malhechores e hirieron a un oficial de la Policía regional. “El chaleco antibalas recibió el impacto, aun así una de las esquirlas impactó cerca del ojo derecho del oficial”, puntualizó Biagio Parisi, secretario de Seguridad y Orden Público.

María Franco narró que llevó a su hija a la consulta y cuando ingresaron los bandidos no los dejaron salir del recinto. “Los empleados del hospital nos decían que debíamos permanecer dentro de las instalaciones, mientras tanto escuchábamos los tiros. Estábamos aterrorizados. A las 2.30 fue que ordenaron la salida de todos”.

El comisario Biagio Parisi expresó, en la entrada principal del HUM, que Prieto y González presentan un historial policial por robo y hurto perpetrados en la zona norte de la ciudad. Desde hacía días los buscaban.

Poco a poco se calmó el nerviosismo de los pacientes y los trabajadores y desaparecieron las patrullas. A quienes les tocaba pernoctar en el hospital se sintieron indefensos y sin protección.