Papa tendrá una reunión histórica en Cuba con líder de la iglesia ortodoxa rusa

Foto: Papa Francisco y Patriarca Kirill / diario26.com
Foto: Papa Francisco y Patriarca Kirill / diario26.com

El Papa Francisco se detendrá la próxima semana en Cuba en su camino a México para un encuentro histórico con el patriarca Kirill de la Iglesia ortodoxa rusa, dijo el Vaticano el viernes.

Reuters

La reunión del próximo viernes, la primera en la historia entre un Papa y un patriarca ortodoxo ruso, será un paso muy significativo para intentar cicatrizar las heridas que dejaron las profundas diferencias de más de 1.000 años entre la rama occidental y oriental del cristianismo, que se dividió en el Gran Cisma de 1054.

Algunos papas de la era moderna se reunieron en el pasado con patriarcas ecuménicos de la Iglesia ortodoxa a nivel global, una rama que tiene su sede en Estambul.

Sin embargo, esos patriarcas juegan un papel que es en gran medida simbólico. La Iglesia ortodoxa rusa es la más influyente, ya que cuenta con cerca de 165 millones de los 250 millones de cristianos ortodoxos del mundo.

El Vaticano dijo que ambos líderes religiosos se reunirán en el aeropuerto de La Habana y que se espera que la reunión dure por lo menos dos horas. La cita fue agendada con la ayuda del presidente cubano, Raúl Castro, que recibió a Francisco en Cuba el año pasado.

“Esta reunión de los primados de la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa rusa, después de una larga preparación, será la primera en la historia y marcará una etapa importante en las relaciones entre ambas iglesias”, según un comunicado conjunto.

Ambas partes esperan que la reunión pueda ser “un signo de esperanza para todos los hombres de buena voluntad”, agregó el comunicado.

El alto clérigo ortodoxo Hilarion dijo que las diferencias entre ambas iglesias se mantienen, en especial sobre la situación de la iglesia católica oriental de Ucrania.

Sin embargo, el clérigo destacó que esas diferencias fueron apartadas para que Kirill y Francisco puedan hablar juntos sobre al persecución de los cristianos, un asunto que será clave en su agenda en La Habana.