Guerra del ron: Bacardi exige a EEUU revocar a Cuba licencia de Havana Club

HavanaClub

 

La empresa Bacardi exigió a Estados Unidos que revoque una licencia otorgada recientemente al gobierno cubano que le permitiría vender en el país una vez que se levante el embargo el ron Havana Club, objeto de una prolongada batalla legal.

Bacardi, empresa de origen cubano con sede en Bermudas que defiende ser la única dueña de Havana Club, aseguró en un comunicado el martes que solicitó oficialmente oficina del Tesoro estadounidense sobre Control de Activos Extranjeros (OFAC, en inglés) que revierta la licencia que le garantizó a La Habana los derechos en Estados Unidos sobre la disputada marca.

La licencia extendida por OFAC le permitió al gobierno cubano garantizarse en enero ante la oficina norteamericana de Patentes y Marcas (USPTO) los derechos sobre Havana Club, lo que abrió la puerta a que venda el ron una vez que el embargo estadounidense sea desmontado.

Pero Bacardi afirma que la licencia otorgada por OFAC contradice decisiones anteriores de la propia oficina.

OFAC “revirtió su decisión de 2006 de negar esa misma licencia y contradice su propia defensa de esa decisión en varias cortes estadounidenses”, indicó Eduardo Sánchez, vicepresidente de Bacardi.

Además, según Bacardi, el otorgamiento de la licencia va en contra de la práctica tradicional del gobierno de Estados Unidos de no reconocer empresas o marcas confiscadas.

La interminable batalla legal por el derecho a usar el nombre del ron se remonta al momento en que Bacardi, que producía en Cuba el ron Bacardi y Havana Club, decidió abandonar ese país luego de la llegada de Fidel Castro al poder en 1959.

Bacardi asegura que compró los derechos de la bebida a la familia Arechabala, que producía el ron hasta que su destilería fue confiscada por el gobierno cubano.

Luego de décadas de batalla legal, Cuba logró obtener los derechos de la marca en enero, un año después de que Washington y La Habana iniciaran un histórico deshielo, que los llevó a reanudar relaciones diplomáticas a mediados de 2015.

El deshielo entre Washington y La Habana no significa que “Estados Unidos deba desconocer las leyes e ignorar el mandato del Congreso (…) para proteger los derechos de los dueños de propiedades confiscadas”, reiteró Bacardi.

Cuba distribuye millones de cajas de Havana Club en más de 100 países al año, mediante una empresa mixta que conformó en 1993 con Pernod Ricard, el fabricante francés de bebidas alcohólicas. (AFP)