Henri Falcón: Anuncios del Gobierno no cumplieron con las expectativas del país

Falcón aseguró que Lara no está exenta de la situación de inseguridad
Falcón aseguró que Lara no está exenta de la situación de inseguridad

“No se puede seguir corriendo la arruga, estamos parados en una bomba de tiempo, el país no aguanta más dilación”.

De esta manera el gobernador progresista de Lara, Henri Falcón, se pronunció en torno a las medidas económicas anunciadas por el Ejecutivo Nacional.

Nota de prensa

“El gobierno sigue sin dar respuestas integrales y certeras a la enorme expectativa del país frente a la crisis estructural”.

Aseguró que a pesar de que fue realizado el ajuste del precio del combustible, las acciones deben ser estructurales incorporando activamente al sector productivo.

“Se escuchan gritos, amenazas, insultos, pero resulta que la gente lo que quiere es comida, medicinas, seguridad, trabajo”, criticó el presidente de Avanzada Progresista.

“Los anuncios económicos no generan confianza frente a la situación caótica que atravesamos, por el contrario aumenta la incertidumbre”.

Consideró que durante su alocución, el Presidente debió dirigirse a los sectores agrícolas y empresas privadas para impulsar la producción nacional.

“Con descalificaciones y sin entendimiento con el sector productivo no se puede abordar la crisis del país de forma integral”.

Lamentó que las medidas anunciadas no están dirigidas a mejorar la productividad o a generar las divisas que necesita el país.

Esos anuncios, aseguró, no resuelven los problemas de escasez, desabastecimiento, comida, medicinas, alto costo de la vida.

Gobierno de Unidad Nacional

Consciente de los lapsos establecidos para la habilitación de acciones constitucionales que permitan un cambio en el país, Henri Falcón prioriza en la concertación de medidas que respondan a la crisis económica, social y política en Venezuela a corto plazo.

Se concentra en el cambio del modelo político y económico, que garantice a futuro la gobernabilidad. Estabilizar el país, a su juicio, requiere del entendimiento entre todos los sectores, partidos, empresa privada, trabajadores, gremios, sociedad civil y poderes públicos.

“Debemos derrotar el sectarismo, la polarización y el mesianismo. Por eso planteamos un Gobierno de Unidad Nacional”.

Aseguró que “no habrá futuro mientras caminemos divididos. Que no nos separe el odio ni la intolerancia. Que nos una el compromiso y el amor por este país que nos duele a todos”.

No descarta la activación de la enmienda, referendo, constituyente, como mecanismos válidos para el cambio, “en todo caso son propuestas que se evalúan dentro de la Mesa de la Unidad Democrática, donde se deben analizar bien los tiempos, no es algo de ya para ya, ni son cartas bajo la manga. Yo apoyaré lo que decida la MUD”.

Medidas aisladas

Señaló que si bien el ajuste del precio de la gasolina fue una de las medidas presentadas en el Consejo Nacional de Economía Productiva, se debe plantear de manera clara el subsidio social directo, garantizando que los recursos sean destinados a los sectores más vulnerables.

“En la mayoría de los casos esos fondos representan subsidios no precisamente a los sectores más pobres, sino a unos vivos asociados a factores de poder. Veamos quiénes están detrás del cemento, las cabillas, los cauchos y los medicamentos; el destino de esos recursos debe tener un planteamiento más claro frente al país”, dijo.

Frente a los escasos recursos, Henri Falcón insistió en revisar los subsidios externos a través de Petrocaribe, señalando que se trata de “regalías que estrangulan la economía del país. Estamos viviendo una crisis aguda que reclama la solidaridad de países no sólo asociados al Gobierno, sino de muchos otros”.

Recordó que otras de las acciones hasta ahora rezagadas por el Gobierno Nacional, es la revisión de las expropiaciones hechas a empresas claves para la reactivación del aparato productivo, mencionando algunas como Agroisleña, Alentuy, Sidor, las empresas cementeras, Lácteos Los Andes, fincas y fundos en producción.

Calificó como angustiante la escasez de alimentos y medicinas, que afecta no sólo al sector público sino a las clínicas privadas que hoy en día han disminuido su capacidad de respuesta. Señaló que el sector salud ha colapsado por la falta de insumos básicos como compresas, yelco y tubos endotraqueales, los cuales en ocasiones deben ser reciclados.

“Como es posible que en un centro hospitalario se tenga que esterilizar las compresas, insumos básicos de habilitación permanente. Frente a la situación de crisis que tenemos, países como Ecuador y Bolivia pueden exhibir economías emergentes con reconocimiento a la empresa privada, y entonces Venezuela queda en la puerta de atrás”.

Criticó que mientras esto ocurre, en la cadena presidencial que alcanzó casi 7 horas de transmisión, Nicolás Maduro “se haya dedicado a descalificar cuando se pueden concertar soluciones, para atender los grandes desequilibrios económicos”.

Los anuncios “no cumplieron con las expectativas del país, no era lo que esperaba la mayoría de la población, especialmente los pobres que son los que hacen las colas desde las 4 de la mañana para comprar harina o papel sanitario.

En cuanto al incremento salarial, expresó que “todo lo que favorezca a los trabajadores es justo”, ahora ¿para qué alcanza el suelto mínimo? Aseguró que mientras el país cae en la espiral inflacionaria, los ajustes de sueldo se hacen insuficientes, más aun cuando no hay artículos para adquirir.

Productividad en picada

Al ser interrogado por las alarmantes cifras aportadas por Fedecámaras capítulo Lara, sobre el cierre de empresas privadas este año (118) aunado a la crisis de harina que ha mermado el 50% de la producción de pan en la entidad, Henri Falcón señaló que “algunos diputados del consejo legislativo son los que reparten harina a las panaderías, algo que no tiene sentido. Eso tiene que ser regular en un país donde las cosas funcionen como es”.

“Están condenando lo poco productivo que queda en el país; mientras más escasez más inflación. Esto nos pone frente a una situación similar al caracazo”. Añadió que a diferencia del año 1.989 actualmente Venezuela no produce alimentos y padece la deficiencia de servicios públicos como luz, agua y gas.