Colapsa transporte público en Bolívar por falta de repuestos

Foto archivo
Foto archivo

La severa crisis que atraviesa el sector del transporte público también se sufre en el municipio Cedeño del estado Bolívar, pues allí el déficit de unidades, repuestos e insumos para el mantenimiento ha paralizado progresivamente la flota de autobuses y carros por puestos.

Elías Bello, coordinador de transporte en esta zona, expresó que en sus cuarenta años de trayectoria como trabajador del volante jamás vio una situación tan grave como la actual.

“Tenemos 40 años trabajando y en estos 17 años acabaron con todo el sistema de transporte público, porque no se consigue ninguna manera de mantener las unidades aptas para el servicio que necesita el pueblo”, dijo.

Bello añadió que la mayoría de los vehículos están averiados porque ya cumplieron su tiempo de vida útil y no pudieron ser sustituidos por nuevos, y a esto se le suma el deterioro acelerado de las flotas porque la escasez de repuestos les impide hacerles el correcto mantenimiento.

“Estamos a 500 kilómetros de Ciudad Bolívar y a 700 kilómetros de Puerto Ordaz, si allá no se consiguen repuestos, imagínate aquí, en Caicara del Orinoco estamos mucho peor, no hay cauchos, baterías, bujías, correas, no encontramos nada para nuestros vehículos”, apuntó.

Economía en rojo

El dirigente del gremio de transportistas local expuso que la crisis en Cedeño va más allá del deficiente transporte público, pues las obras públicas que motorizaban la economía ahora están paralizadas y abandonadas.

“El puente sobre el río Orinoco era vital para nuestra economía está paralizado, al igual que el proyecto de la industria Serlaca. Aquel embuste de la industrialización del petróleo aguas debajo de hace 17 años está caído, todo es un fracaso, fue un elefante rojo del chavismo”.

“Por eso creemos en que es necesario un cambio de gobierno, apostamos a una salida pacífica, democrática y constitucional de Nicolás Maduro del poder porque ya demostró que no puede solucionar ninguno de los problemas que estamos sufriendo en Venezuela, ni siquiera el del transporte pese a que él fue transportista”, adujo.

A futuro

Elías Bello manifestó tener la esperanza de que con el proceso de cambio que se inició en Venezuela pueda atenderse la crítica situación que atraviesan los trabajadores del volante, y por ende los usuarios que no consiguen cómo trasladarse, o de hallar cupo en las pocas unidades disponibles deben pagar costos más altos.

“Estamos enfrentando un déficit de repuestos que ronda el 85%, y eso incide directamente en el nivel de operatividad de las flotas de autobuses y carros por puesto”, detalló.

Además, expuso que las organizaciones civiles que agrupaban a los conductores para prestar un mejor servicio de transporte también fueron destruidas por el gobierno, “acabaron con la institucionalidad, así que aquí ahora el trabajo es informal y estamos haciendo milagros para poder cargar a la gente”.

Para concluir, además de la salida de Maduro del poder como la solución política que requiere el país, Bello planteó la reestructuración de todo el sistema de transporte público como una solución para poder prestar un servicio eficiente los usuarios, abordando no solo el problema de los repuestos, sino la renovación del parque automotor, mejoras en la vialidad, terminales y nuevas rutas.

“El transporte genera empleo y motoriza la economía, porque no se trata solo de los conductores que vivimos de esto, sino del pueblo que puede movilizarse a su trabajo o a hacer turismo, los hoteles, las estaciones de servicio, los talleres mecánicos y las ventas de repuestos entre otros”, puntualizó.

Nota de prensa