El fuego sigue devorando la Sierra de Perijá: No respiramos más que humo

sierra de perija incendio
Foto: Fray Nelson Sandoval / Panorama

El estruendo de los árboles que caen devorados por el fuego ha vuelto tenebrosas las noches en la Sierra de Perijá, pulmón vegetal de unos 2.953 kilómetros cuadrados asentado en Zulia, cerca de la frontera con Colombia, que vive este año uno de los peores incendios forestales de los últimos 15 años.

Margioni Bermúdez / Panorama

Desde hace mes y medio comenzaron los primeros focos de fuego, y como pólvora se han extendido afectando al menos a 60 asentamientos de la etnia yukpa que hacen vida en este territorio declarado parque nacional en 1978 para proteger la flora, fauna y recursos hídricos que lo convierten en uno de los principales suministros de agua para la región zuliana.

“Aquí llevamos cuatro días oyendo caer árboles abatidos por el fuego, ¿cómo unos bomberos van a subir con el riesgo que les caigan los árboles? No responsabilizo a los guardaparques, porque ¿ellos que pueden hacer?, pero sí a la institución como tal, Inpaques, el Ministerio de Ambiente”.

El relato corresponde a Fray Nelson Sandoval, misionero capuchino de la iglesia Corazón de Jesús, ubicada en la Misión los Ángeles del Tukuko, en el piedemonte de la serranía, en el municipio Machiques de Perijá.

El misionero ha sido testigo de la tragedia que no solo devora la fauna y la vegetación, sino que ha traído enfermedades respiratorias que copan las consultas en el ambulatorio rural tipo II del Tukuko. “No hay medicamentos suficientes para tratar a los niños que han sido afectados por el fuego. A diario se ven las colas de madres esperando atención, pero es insuficiente la cantidad de insumos y de personal al compararse con los afectados”.

Al lugar no han llegado helicópteros, ni aviones, tal como ocurrió en incendios pasados, denunció el sacerdote.

Para seguir leyendo, pulse aquí.