Informático que prestó arma a Nisman apelará que el caso pase a fuero federal

Foto: El fiscal argentino Alberto Nisman / EFE
Foto: El fiscal argentino Alberto Nisman / EFE

 

La defensa del técnico informático Diego Lagomarsino, imputado por prestar al fiscal argentino Alberto Nisman el arma que acabó con su vida, en enero de 2015, apelará la decisión de la jueza encargada de la causa de declararse incompetente en la misma para que la retome la Justicia Federal.

EFE

Fuentes del caso indicaron hoy a Efe que el abogado de Lagomarsino, Gabriel Palmeiro, presentará el próximo lunes -el tiempo límite para hacerlo- un escrito de apelación en el Juzgado Criminal de Instrucción 25, donde se desempeña la magistrada Fabiana Palmaghini.

Las mismas fuentes declinaron explicar las razones por las que se interpondrá este recurso.

La decisión de Palmaghini de declararse incompetente en la causa por entender que debe tramitarse en el fuero federal, avala el reclamo de las querellas de la madre y las hijas del fiscal, que argumentan que la muerte tiene que ser tratada como un homicidio y que, al tratarse de un funcionario del Ministerio Público Fiscal, debe investigarse en la Justicia federal.

Esta tiene competencia en todo el país y atiende en materia de estupefacientes, contrabando, evasión fiscal, lavado de dinero y otros delitos que afectan a la renta y a la seguridad de la Nación.

Nisman fue encontrado con un tiro en la cabeza en su casa de Buenos Aires en enero de 2015, días después de haber denunciado a la por entonces presidenta Cristina Fernández por presunto encubrimiento de los sospechosos del atentado contra la mutual judía AMIA en 1994 y pocas horas antes de explicar ante el Congreso el contenido de esa denuncia, que fue posteriormente desestimada.

Más de un año después de la muerte del fiscal, la investigación no ha determinado todavía si se trató de un suicidio o de un homicidio.

Hasta ahora, en la causa por el fallecimiento de Nisman solo están imputados Lagomarsino, por prestar a Nisman el arma que acabó con su vida, y los escoltas que debían custodiarlo, acusados de incumplimiento de los deberes de funcionario.

Fuentes jurídicas dijeron a Efe que en su resolución, del pasado 1 de marzo, la jueza Palmaghini no afirma que el fallecimiento de Nisman sea un homicidio, pero sí que “pudiendo serlo” corresponde que investigue el caso la Justicia federal.

Sin embargo, añadieron que esa situación podía ser apelada.

Palmaghini tomó la decisión luego de citar el pasado lunes al exdirector de operaciones de los Servicios de Inteligencia argentinos Antonio “Jaime” Stiuso, que colaboraba con Nisman en la investigación sobre el atentado contra la AMIA en Buenos Aires, que dejó 85 muertos.

Según dijeron a Efe fuentes del equipo jurídico que asesora a las hijas del fiscal, en esa declaración, que duró más de 14 horas, Stiuso dijo que a Nisman “lo mató un grupo relacionado” con el anterior Gobierno, presidido por Fernández, por la denuncia que el fiscal había interpuesto contra ella.

Al ser consultado sobre su opinión acerca de Lagomarsino, Stiuso señaló que le pareció “muy sospechosa” la cesión de la pistola.

“No tiene ninguna lógica que Alberto hubiese pedido un arma para proteger a su hija”, consideró.

El informático sostiene que Nisman, con quien colaboraba profesionalmente, le pidió a un arma para proteger a sus hijas.

Luego de la muerte del fiscal, el Ejecutivo de la entonces presidenta apuntó públicamente a presuntas maniobras de los sectores desplazados de la Inteligencia detrás tanto de la denuncia como del fallecimiento del fiscal.