Andrés Abraham se impone en los mejores conciertos en Miami

Andrés Abraham 1

Con más de 16 años dedicado a la ingeniería de sonido, ha trabajo con un centenar de artista nacionales e internacionales. El venezolano se sumó a la gira 2015 de Gilberto Santa Rosa y ahora se sumerge en los show del nicaragüense Luis Enrique. No hay un show de las luminarias latina en Usa y giras latinoamericanas que este venezolano no aparezca en el listado de requerimientos profesionales.

Muchos son las personas que tienen preferencias por algún artista, su estilo, sus canciones, sus espectáculos en vivo y principalmente por su sonido. Pero son realmente pocas, que saben el porque de ese sonido, que esa sonoridad de debe a un personaje que, especializado en el área de ingeniería de sonido, hace que ese artista brille a sus anchas. Uno de esos artistas “en off” esAndrés Abraham, un venezolano que lleva 16 años como ingeniero de sonido, dedicado al ramo de sonido en vivo P.A (Audio principal) y Monitores.

Su currículo es muy amplio se ha desempeñado como ingeniero de sonido tanto con artistas nacionales como internacionales. Especializado en el área acústica, tanto en diseño de sistema, mezcla en vivo, producción técnica y montaje audiovisual, programación y sincronización de instalaciones controlado por computadores; con conocimiento en equipos, análogos y digitales. Este venezolano de carrera internacional ha trabajado con Rubén Blades , Roberto Blades , Amigos Invsibles, Porfi Baloa, Calle Ciega , Gilberto Santa Rosa, Chino y Nacho, Rawayana, Charlie Zaa , Yordano, SanLuis , Jorge Celedón, King Chango, Vinilo Versus, La Vida Boheme, Servando y Florentino, Ilegales, Oscarcito, Oscar D’ León, Mariana Vega, entre otros.

Andrés Abraham

Es tan importante el área de ingeniería de sonido, que de éste depende el éxito de un trabajo discográfico, un concierto etc. Cada voz e instrumento en el escenario depende de este personaje y su profesionalismo y capacidad hace que el show sea memorable y es lo que oye la audiencia y sin saber aplauden sin cesar.

Prensa Carlos Camargo