José Ignacio Guedez: La antipolítica ataca de nuevo

 thumbnailJoseIgnacioGuedezEs entendible que la ansiedad por un cambio urgente de presidente le haga a algunos subestimar la importancia de las elecciones regionales y se piense de forma desprevenida que la meta de recuperar veinte gobernaciones hoy en manos del oficialismo sea inoportuna. Pero nada tan ajeno a la realidad. La verdad es que el objetivo de cambiar el Gobierno Nacional es perfectamente compatible y complementario con la lucha para rescatar las gobernaciones que casi en un 90% están en control de la cúpula ilegítima del partido de gobierno. Y es que en primer lugar hay que aclarar que no se trata de un capricho personal sino de un mandato constitucional que establece que este año se vence el período de los gobernadores y tienen que elegirse democrática y electoralmente a los nuevos mandatarios regionales.

 

Pero quién se sabe mayoría quiere y procura elecciones, así que para una MUD hoy consolidada como fuerza política mayoritaria, el cronograma electoral regional derivado de los tiempos constitucionales constituye en todo caso una gran oportunidad de avance en el objetivo de cambio global de régimen. Esto, que repito toca por mandato constitucional y no por capricho de nadie, lejos de distraernos de la lucha contra el Gobierno central, nos activa y fortalece. Las elecciones a gobernadores ya pautadas para diciembre de este año bien podrían hacerse en conjunto o con unas elecciones presidenciales (en caso de prosperar el recorte del mandato vía enmienda) o de un referéndum revocatorio. En ambos casos potencia la salida de Maduro y moviliza a todo el país.

 

El problema es para aquellos que no se deciden entre una gobernación “en mano” o una presidencia “volando” y les pudiera resultar más cómodo el escenario de aplazamiento o suspensión de las elecciones regionales. Pero, ¿Le vamos a decir al pueblo de Aragua, Táchira, Carabobo, Anzoátegui, Zulia y Bolivar (entro otros) que se sigan calando a los virreyes rojos por la comodidad de algunos? Qué sabroso sería para este Gobierno con el mayor y creciente rechazo popular que vengan ahora a convalidarle desde la oposición la tesis de que no deben haber elecciones regionales porque hay crisis económica. Qué sabroso sería para veinte gobernadores oficialistas incapaces ya de ganar alguna elección que se les deje en el poder indefinidamente más allá del límite constitucional. La antipolítica a su máxima expresión. Además que si algo pudiera presionar una renuncia de Maduro es justamente la amenaza de perder tantas gobernaciones juntas este mismo año afectando intereses locales que saben perfectamente que sin un cambio en Miraflores no podrán nunca mantenerse.

 

Las elecciones regionales no tienen pérdida y tocan por mandato constitucional. Acordemos cuanto antes la realización de primarias en todos los estados y la reedición de la tarjeta única. Afinemos el ojo para entender que los cálculos particulares no están en quienes impulsan y se preparan para este escenario electoral de cambio global,  sino en quienes por el contrario lo subestiman y tratan de evitarlo.

 

José Ignacio Guedez

Secretario General de La Causa R

Twitter: @chatoguedez