Miguel Méndez Rodulfo: Pendiendo de un hilo

Miguel Méndez Rodulfo

Pero no termina de caer. Esta interrogante nos la planteamos un gran número de venezolanos. ¿Qué pasa con nuestra sociedad que todavía tolera que permanezca en el poder un régimen oprobioso que nos está haciendo pasar grandes privaciones y nos coloca al borde de padecer hambre? ¿Qué hace falta para que reaccionemos? La respuesta no es sencilla; sin embargo, diversos indicadores y hechos determinan que el gobierno camina con paso firme hacia su propia disolución, pero los venezolanos como sociedad no hemos dado el “empujoncito” necesario para que termine de caer. Ahora nos dicen que en el estado Trujillo van hacia la promoción de rifas, o sea el sorteo de números, para poder comprar comida; por otra parte, Datanálisis revela que 66% de los ingresos de los venezolanos se destinan a la compra de alimentos y aseo personal. Así, para la adquisición de medicinas, ropa, alquileres, pago de servicios públicos, impuestos, entretenimiento, etc., queda sólo un tercio de los ingresos. En otras palabras, sólo podemos comer, sin derecho a enfermarnos o entretenernos. De manera que debemos llevar una existencia de elemental sobrevivencia; sin embargo, a eso no se le puede llamar vida, por lo menos no la que conocimos en el esplendor del período democrático.

Volviendo sobre el asunto de porqué permitimos que este gobierno continúe, aunque cada día nos empobrezca más y nos haga más difícil la existencia, creo que mucho tiene que ver con el comportamiento de las clases populares. Si la clase media sufre de la manera como lo señalamos, decir que porque los sectores D y E, no paguen impuestos, tengan subsidios de algunos servicios públicos, o acudan a los Mercal, no los afecta la crisis, es no considerar que igual que cualquier familia deben consumir muchos alimentos y artículos que no se expenden en los Mercal (cuyos inventarios por cierto son cada día más insuficientes pero las colas más largas), que sus hijos y ellos se enferman y que requieren comprar medicinas que no se consiguen o cuando se encuentran se tienen que adquirir a precios prohibitivos, que merecen un rato de esparcimiento con sus hijos pero eso les cuesta un ojo de la cara, que tienen que comprar ropa para trabajar y el pantalón para un niño de dos años cuesta cerca de Bs. 3.000, etc. Lo que es claro es que los pobres sufren en carne propia los rigores de este mal gobierno y de allí el deslave que ha tenido el régimen con respecto al apoyo de que antes gozaba.

Algunas personas piensan que el sufrimiento de los sectores populares no se ha transformado en una ira colectiva que arrase con este mal gobierno por dos razones: una porque se hayan muy ocupados recorriendo diferentes mercados buscando alimentos (por cierto son mujeres y hombres los que andan en eso, entonces ¿cuándo trabajan y cómo afecta eso la productividad del país?); dos porque se hayan “bachaqueando”, con lo cual le están sacando una ventaja a la crisis, aprovechan una oportunidad, que en cierta forma les beneficia, a la cual se han adaptado bien y que además no quieren cambiar. Este último es un argumento de peso que vale la pena analizar. Siempre he dicho que los bachaqueros son unos emprendedores, gente muy avispada y personas que trabajan duro Si como algunos dicen, todos los pobres que hacen cola son bachaqueros, pudiéramos estar contentos porque cuando cambie el gobierno contaremos con una población muy emprendedora; sin embargo, todos sabemos que no es así. Además, si para comprar cantidades significativas deben acudir varios miembros de la familia, estar horas improductivas en una cola y luego salir a distribuir lo comprado, vemos que es un pesado trabajo que difícilmente sea rentable, sobre todo porque ellos mismos deben comprar alimentos y medicinas para consumir que son muy caros. En resumen, los pobres no están adaptados ni felices con la crisis, hace falta que articulemos un movimiento nacional que pueda dar al traste con este gobierno.