Salah Abdeslam: Renuncié a hacerme explotar

Salah Abdeslam

Salah Abdeslam, acusado de ser el autor intelectual de los atentados de París, fue arrestadoel viernes 18 de marzo. Entre esa tarde y los atentados del martes en Bruselas, la Policía sólo habló con él una vez, y no más de una hora.

ElMundo.es

Pese a que el día 15 las fuerzas antiterroristas encontraron armas y detonadores en la misma vivienda del barrio de Forest en la que aparecieron las huellas y restos de ADN de Abdeslam, los agentes encargados de la investigación sólo interrogaron al hombre más buscado de Europa durante una hora. Y no hubo preguntas sobre esas armas o esos posibles explosivos, sino sobre los atentados de noviembre en París de 2015 y su participación.

La cadena francesa BFMTV ha tenido acceso al audio de la misma y según publican, Abdeslam admitió haberse arrepentido en el último momento y no haber hecho uso del cinturón explosivo que tenía, minimizó sus lazos con el que admite fue el cerebro de los atentados.

Abdeslam formaba parte del comando que tenía que atacar el estadio de Francia, el pasado 13 de noviembre. “La noche de los atentados estaba en el Renault Clio con Bilal Hadfi y otras dos personas, de las que ignoro su papel.

Yo conducía el coche y tenía que ir al estadio de Francia para hacerme explotar dentro del estadio con mis cómplices”, ha aseverado a los investigadores belgas.”Alquilé los coches y los hoteles en preparación de los atentados de París. Hice esto a petición de mi hermano Brahim. El día de los atentados, llevaba un cinturón de explosivos”, ha relatado el yihadista ante la Policía federal belga.

Pero su intervención tuvo un giro inesperado y, en el útimo momento, se echó atrás. “Sin embargo, renuncié cuando aparqué el vehículo. Dejé a mis tres pasajeros y reanudé la marcha. Deambulé por azar y aparqué el coche no sé dónde”.

Después, según su relato, el terrorista vagó por el metro y se deshizo de su cinturón de explosivos en un lugar discreto, cerca de una papelera en una calle. Posteriormente, compró un teléfono móvil y contactó con una única persona: Mohamed Abrini, que continúa desaparecido.

Siga leyendo en: ElMundo.es