La Guardia Suiza, también protagonista del domingo de Pascua en el Vaticano (fotos)

2016-03-27T075332Z_1848410454_GF10000361849_RTRMADP_3_RELIGION-EASTER-POPE

 

La Guardia Suiza llama la atención de quienes asisten a cualquier evento en el Vaticano. Sus impecables uniformes y posturas, atraen a los fotógrafos que acuden a cubrir las actividades del Papa, y estas son las fotos de la agencia Reuters.

 

La Guardia Suiza es la  responsable de  velar por la seguridad del Papa desde hace cinco siglos. El Cuerpo de la Guardia Suiza Pontificia tiene tras de sí una interesante historia que se remonta a la época en la que los Estados Vaticanos no tenían un carácter distinto al del resto de territorios soberanos y, por lo tanto, necesitaba defenderse de amenazas exteriores y participaba en guerras. El origen de este cuerpo de protección de la Ciudad de El Vaticano se remonta a comienzos del siglo XVI.

El Papa Julio II pidió al cardenal Mateo Schinner que solicitara a los cantones suizos de Lucerna y Zurich el envío de soldados para su protección. En aquellos tiempos, los soldados helvéticos tenían fama de valor y experiencia en las batallas. El 21 de enero de 1506 llegó el destacamento y un día después se creó oficialmente el cuerpo de la Guardia Pontificia. Lo componían 150 soldados al mando del capitán Gaspar von Silenen.

Cuando la Iglesia dejó de tener un poder equiparable al de otros Estados soberanos, la Guardia Suiza pasó a desempeñar en exclusiva la misión que todavía hoy realiza: garantizar la seguridad del Papa, de los edificios de El Vaticano y de la villa pontificia de Castell Gandolfo. Es el ejército más pequeño del mundo con unos 100 soldados. Como curiosidad, las condiciones para entrar a formar parte de la Guardia Suiza son: varones solteros, con un mínimo de 1,74 cm de altura, de entre 19 y 30 años, poseedores de la ciudadanía suiza y de fe católica.