Partido URD manifiesta respaldo a la autonomía de la Asamblea Nacional

Asamblea Naciona

Habida consideración de la confrontación del TSJ, inveterada y comunicacional contra la Asamblea Nacional; lo que a nuestra manera de ver desvirtúa lo establecido en la Constitución, en el sentido de considerar de que el Poder Judicial no depende de ningún de otro poder, ya que por mandato constitucional, sería de duda incomprensible que por interferencia y gratitudes debidas a la conjunción interesada de otros ramas del Poder Público Nacional, nuestra justicia, la venezolana, la que tanto alardea de autónoma, se convierta en ventrículo de un régimen hoy rechazado por su nefasta dirección gubernamental.

Nota de prensa

URD, consecuente con sus principios de mantener su mismo tono doctrinario, de rechazo a toda política de aventurerismo, fiel al principio de: “Votos sí, Balas no”, que supo usar cuando la extrema izquierda y grupos de los más conservadores impidieron el triunfo de candidaturas progresistas de la oposición; tomando en cuenta, que nuestra evolución política y nuestras sindéresis empleada como organización popular, le ha propiciado la más contundente derrota a un gobierno integrado en sus mayoría por un grupo militar en servicio activo, que con desplazamiento de la civilidad, ha pretendido la injerencia de la Fuerza Armada Nacional con opinión y decisión en el debate político; y, como quiera que la participación de la voluntad del pueblo, mediante el ejercicio del sufragio, hizo escogencia de la actual y mayor representación parlamentaria del país, cree su deber, como partido representante de una gran porción de venezolanos, que comparten la idea de la integración nacional, declarar:

Que se solidariza con la conducta ciudadana y responsable mantenida por diputadas y diputados que integran la actual Asamblea Nacional;
Que la misma persista en forma ética y moral bajo la más firme convicción de entender que son los representantes de las jurisdicciones que los eligieron, a cuyo servicio están subordinados y no al criterio exclusivo de una parcialidad política o grupo de electores;
Que ha llegado la hora de condena y extinción de todo gobierno totalitario, los que cuando pierden el apoyo de la opinión pública, no hacen otra cosa que defenderse a través de la fuerza;
Que los gobiernos democráticos deben defenderse en los procesos electorales, mediante el ejercicio cívico del voto.

Y, en cuanto a la recta actitud de la Asamblea Nacional, y su comportamiento de honestidad y crédito para su respeto por la opinión pública, debemos recordarle a los parlamentarios que hoy nos representan, que el Capítulo referente al Poder Legislativo que integra la redacción de la Constitución de 1961, fue redactado por Jóvito Villalba, el que “consagra muy categóricamente la función de control del Poder Legislativo, como nunca antes lo había hecho otra Carta de La República”, entendido como evidente, para llegar al máximo grado de eficiencia en el desempeño de sus dos funciones fundamentales: legislar y controlar al Poder Ejecutivo; esto no puede entenderlo Nicolás Maduro, menos Diosdado Cabello; éste último, advenido a la política después de un goce de burocracia militar.

URD se solidariza con Henry Ramos Allup, en su ejercicio como Presidente de la Asamblea Nacional, lo estima con autoridad moral idónea para desempeñarse como tal; y en cuanto a la honda preocupación manifestada por el Presidente de la Asamblea Nacional de observar como un hecho la no consideración de la Ley de Amnistía próxima a promulgarse, por parte del TSJ, la comparte plenamente.

Los antecedente de apoyo de la justicia venezolana a las imputaciones que le ha hecho el gobierno autoritario a los que se han permitido el derecho a disentir, los aplausos laudatorios y coincidencias de los magistrados y magistradas con las peroratas de Maduro, son más que evidentes.

La inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía es un acontecimiento anunciado, Maduro y Cabello, mediante el empleo de métodos nazi-fascistas, se han valido de exhibiciones artificialmente elaboradas para constituir pruebas fraudulentas que sirvan de argucia para impedir que Manuel Rosales, Leopoldo López, Antonio Ledezma, Víctor Manuel García, así como otros consecuentes venezolanos, logren salir del secuestro a que han estado sometidos. Se supone pues que la justicia nuestra, dizque independiente, declare a estos ilustres venezolanos incursos en delitos graves contra los derechos humanos, para impedir que sean indultados o amnistiados.

La Asamblea Nacional y su Presidente, tienen que cumplir la urgencia requerida por el elector, para marchar adelante con su autonomía e independencia, para que a través de un gran Frente Nacional de Oposición, nacionalista, unitario y resuelto, se logre el cese por adelantado del mandato presidencial de Nicolás Maduro. La Unidad no puede constituirse en mero juego de palabras.