Hay muchas oportunidades de que en Venezuela un homicida repita su delito

cuba detenido

En Venezuela los homicidas se vuelven “múltiples” porque no hay quien les impida continuar delinquiendo, aseguró el director de la organización civil Paz Activa, Luis Cedeño, reseñó El Impulso.

Durante un foro para abordar el tema de la inseguridad, señalo que en el país no se da el caso de un homicida-un acto de sangre, “sino una nefasta relación en la cual un homicida tiene muchísimas oportunidades de repetir su delito, porque no es atrapado ni a la primera ni a la segunda ni a la quinta ni a la décima vez”, señaló.

El también sociólogo e investigador aseguró que solamente en la ciudad de Caracas el índice de homicidios supera los 100 homicidios por cada 100 mil habitantes, lo que casi duplica el índice oficial nacional de 58 ofrecido por el Ministerio Público.

Cedeño cree que esta diferencia se explica porque existe un subregistro en el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, de muertes que no son clasificadas correctamente.

Entre ellos destacan los casos de “resistencia a la autoridad”, pero también “hay de 4 a 5 mil casos que nunca se llevan a definir como homicidios porque simplemente no existen los recursos. En el caso del Cicpc, hay un déficit de 20 mil funcionarios necesarios para investigar todos estos casos, porque tenemos la misma fuerza policial científica de hace 20 años pero con 20 veces más homicidios”, dijo.

El vocero de Paz Activa afirmó que en ese “gran embudo”, como calificó a la impunidad, “entran muchos casos pero salen muy pocos a nivel de sanción: hablamos de una impunidad en homicidios de cerca de 95%”, indicó.

Producto esta situación -agregó- es el aumento de los linchamientos, que son actos de “profilaxia social” reflejo de la frustración acumulada por la impunidad.

Espejo de una sociedad

Por otro lado, Cedeño destacó que no es casual la coincidencia entre la alta polarización política a la que ha estado sometida la sociedad venezolana desde hace al menos 13 años, con el espiral de violencia criminal, sino que obedece a un fenómeno reflejado en estadísticas de la ONU.

“Ciertamente, el discurso político no es lo que define la violencia social y criminal, pero sí es un factor que contribuye a que pueda surgir e incrementarse”, dijo.