Tiempo libre, más días felices

Libres

“No tengo tiempo…” ¿Cuántas veces hemos repetido esa frase? No “podemos” ir al cine, almorzar con un amigo de la infancia, jugar como niños o, simplemente, tomar unas merecidas vacaciones ¡por lo menos una vez al año! Pensamos que hacer aparentemente “nada” es una pérdida de tiempo, pero adherirnos a esa creencia es un grave error que afecta nuestro bienestar físico y mental. Así lo reseña toyfeliz.net

Las personas que disfrutan del tiempo libre y de actividades para recrearse son más felices, tienen mejor uso del humor, son más eficaces, se relacionan mejor con sus obligaciones y responsabilidades, y emocionalmente son más estables.

También es importante mantener adecuados hábitos de nutrición, práctica de ejercicios y relaciones interpersonales, la distracción es un recurso del cual disponemos para manejar eficazmente el estrés.

Ya soy un adulto…

Si cuando éramos niños nuestras obligaciones consistían en hacer las tareas para poder jugar con nuestros amiguitos, las responsabilidades aumentan a medida que crecemos. Durante la adultez, conseguimos un trabajo y luego tenemos que esforzarnos por un ascenso. Nos casamos y tenemos que comprar casa. Después llegan los bebés… ¡Dios!, crece la lista de asuntos pendientes y disponemos de las mismas 24 horas al día para vivir. Entonces divertirnos se convierte en la última cosa por hacer en esa lista.

El ritmo del adulto implica exigencias que muchas veces  nos impiden darle poca prioridad a las actividades de placer.

Para leer la nota completa pulse Aquí