MCM: “La respuesta que se merece el régimen es un nuevo CNE”

MCM17Abr2017

 

María Corina Machado conoce mucho sobre los trucos del CNE para retrasar procesos electorales como el Referendo Revocatorio. Lo vivió en carne propia cuando estaba en la organización  Súmate. Ahora señala que “ante la burda y cínica actitud del CNE, la A.N. debe actuar con firmeza, y proceder a designar de inmediato a los 5 rectores del CNE, tal como la faculta la Constitución”

 

-LP: El CNE acaba de postergar una vez más la entrega de las planillas para el Referendo Revocatorio y el proceso se retrasara semana y media más. ¿Qué opinión tiene al respecto?

-MCM:A nadie puede sorprender otro atropello más de esta dictadura. La respuesta debe ser proceder de inmediato a cambiar a los 5 rectores del CNE, y son los 5, no 2 como se ha dicho. A 2 de los rectores (Socorro Hernández y Tania D´Amelio) se les vence su período en diciembre; pero los otros 3 (Tibisay Lucena, Sandra Oblitas y Luis Emilio Rondón) fueron designados provisionalmente por el TSJ, alegando una “omisión legislativa”, ya que en diciembre del 2014, no fueron nombrados con los votos de las dos terceras partes de los diputados de la AN, como establece la Constitución. Por eso, la AN no tiene nada que esperar, sino designar de una vez ciudadanos que sí cumplan los requisitos de la Constitución.

En el año 2002 se produjo una situación similar, y el TSJ sentenció inequívocamente que la Sala Constitucional designaba a los rectores del CNE de manera provisional,  en vista de la “omisión legislativa” de la Asamblea. Pues bien, se acabó la “omisión”, y la AN debe acabar con la provisionalidad. Lo que procede es que se convoque al Comité Preliminar de diputados y al Comité de Postulaciones de rectores del CNE, que son los primeros pasos del proceso.

Esto no puede esperar más porque ante la demostración histórica de  coraje cívico del 6 de diciembre, no hay justificación para plantear una nueva elección con una directiva que sigue órdenes de Miraflores y de la Habana. Eso es lo primero que hay que hacer.

En relación al Referendo Revocatorio y a los demás mecanismos e iniciativas ciudadanas que constitucionalmente buscan la salida de Maduro, todas ellas cuentan con nuestro apoyo, si contribuyen a la movilización y presión popular y al cambio urgente del régimen.

Ahora, hay que decir la verdad. Existe un gran peligro, y es que si no se aprueba la Ley de Referendo, la discrecionalidad del CNE para establecer los pasos, los requisitos y los plazos es enorme. Y tenemos que entender, que si van extendiendo el proceso hasta después del 2016, la revocatoria de Maduro implicaría que se quede en el poder quién a ellos les dé la gana: Cilia, Diosdado o el que pongan el día antes como Vice Presidente. Por eso, hay que dar una voz de alerta y no permitir que el referendo se convierta en un mecanismo para que el régimen gane tiempo y busque apaciguar las voces de protesta. El régimen lo que más necesita es tiempo. Hacen todo por ganar un dia y luego otro… Y cada día que pasa ya no se mide en horas, sino en muertos.

-LP:Usted cuando estaba al frente de Súmate supo de todos los impedimentos para el referendo. ¿Sobre qué alertaría?

-MCM: Si no se aprueba una nueva Ley de Referendos que sea precisa en los requisitos y en los tiempos, y si no se avanza en la designación de un nuevo CNE, podemos vernos en un escenario en el cual como la fábula de la zanahoria, comienzan a ofrecernos que el proceso va en marcha y entónces se extienda  más y más, hasta llevarnos a enero de 2017, cuando ya sería inútil para la salida del régimen.

Lo que no podemos permitir es que una iniciativa de referendo que busca la salida de Maduro, se convierta en un desmovilizador de la presión que hoy crece en todo el país. No podemos decirle a la gente quédate quieta que yo te aviso cuando vas a firmar y cuando vas a votar. La presión tiene que hacerse hoy para que cualquier mecanismo constitucional avance y se logre la salida de Maduro lo antes posible.

-LP: Esta semana la tensión social se ha agravado y mucha gente expresa que puede presentarse cualquier cosa en cualquier momento.

-MCM:  Es alarmante concluir que por una minúscula parte de lo que pasa en Venezuela hoy, en cualquier otro país u otro momento de nuestra historia, los venezolanos nos hubiéramos revelado. Por eso, debemos entender que son muchos y complejos los elementos que influyen en esa supuesta tolerancia y resignación de los los venezolanos. Yo no creo que el ciudadano esté conforme. Hay muchas razones por las que el venezolano no reacciona. El gobierno ha sido implacable aplicando la represión más cruel  que se ha visto ante la protesta pacífica y luego la ha criminalizado. Por otra parte, ha sometido a la gente a horas de penuria diaria en colas humillantes para poder comer, y también, ha censurado y asfixiado a los medios para hacer invisible la protesta.

Si bien los venezolanos estamos “en modo supervivencia”, las demostraciones de fortaleza y rebeldía que afloran todos los días en todo el país, son extraordinarias. Acabo de llegar del Táchira, de un pleno de productores del campo enorme; ¡no hay palabras para transmitir la fuerza y la disposición a luchar que allí constaté! Yo insisto, el Táchira es hoy la conciencia de Venezuela…

Lo que hace falta para lograr el objetivo, que es el cambio inmediato del régimen, es construir una gran unidad de toda la sociedad, y darle la articulación y la conducción política en una sóla y clara dirección: la inmediata salida de Maduro, el avance de la Transición y la reconstrucción del país. Eso es responsabilidad, desde luego, nuestra, de la dirigencia política, pero también de todos aquellos venezolanos que entendemos lo que está en juego en esta hora.  

-LP:¿Cómo es esa unidad que usted  plantea?

-MCM:El país reclama una gran unidad que no es sólo electoral o de los partidos. Tenemos que unirnos con el propósito de detener esta locura que vivimos, y transformar a Venezuela. Asumir todos la profundidad de lo que nos ocurre, y la urgencia de la acción coordinada y decidida de todos los sectores. No queda ya oxígeno para cálculos o intereses que pueden ser legítimos en cualquier otro momento. Llegó la hora de sacudir cada fibra de la conciencia, el corazón y el alma de Venezuela. Y actuar.

LP: Mucha gente, dentro y fuera pide soluciones, no más denuncias…

-MCM:¡Y con razón! ¡Claro que sabemos lo que hay que hacer para que Venezuela se recupere de esta pesadilla, y pronto! Necesitamos activos y hablando fuerte a los mejores dirigentes sindicales, a los más audaces emprendedores, a miles de estudiantes, a los sacerdotes, los ciudadanos militares, intelectuales y amas de casa. Hablando duro y alzando la frente. Sabemos lo que tenemos que hacer. Qué esto implica riesgos? Sí; es el precio de la libertad.

SAMPER Y SU “NO PASA NADA”

-LP: ¿Qué opinión le merece Ernesto Samper presente en Venezuela, diciendo que en el exterior se miente sobre la crisis económica en Venezuela y avalando una Comisión de Justicia y Paz con la cual el gobierno le salió al paso a las críticas por la declaración de la ley de Amnistía como inconstitucional ?.

-MCM:Pocas declaraciones en los tiempos recientes han generado tanto repudio dentro y fuera de Venezuela como las dadas por el señor Samper.

Que este señor se atreva a decir que la prensa exagera sobre la crisis humanitaria y el drama venezolano es una bofetada a todos los que vivimos aquí. Irresponsable!. En otro momentos de su historia política cobró notoriedad al decir que las cosas ocurrían “a su espalda” (proceso 800 en Colombia) pues bien, sólo queda decirle que se dé la vuelta para que escuche el llanto y desesperación de una sociedad desgarrada. Los medios se han quedado cortos al relatar nuestro drama, te lo digo yo, que lo estoy viviendo en todo el país…

¿Cómo cree él que después de decir lo que dijo puede ocupar cualquier rol cercano a una mediación en Venezuela?

– LP:No habían pasado cinco minutos de lo dicho por Samper y usted le contestó desde una cola con videos de la gente rechazando estas  declaraciones ¿Cómo fue eso?

-MCM:Ya había salido de mi programa de radio en RCR e ìba rumbo a la Asamblea Nacional para entregar la solicitud de remoción de sus cargos a los rectores del CNE. Leo estas palabras del señor Samper justo cuando pasaba junto a una cola enorme en Santa Rosalía. Me bajé del carro y le conté a la gente lo que estaba diciendo Samper. La respuesta fue inmediata: incredulidad e indignación.

¿Qué más tiene que pasar en Venezuela para que los líderes de América Latina entiendan la magnitud de lo que aquí ocurre y el riesgo para la región? Por Dios! Venir a hablar de comisión de la verdad el día que se está negando la Ley de Amnistía, eso es una bofetada. Es el mayor cinismo.

-LP: ¿Pudiera ser esta comisión de la verdad una táctica para ganar tiempo? ¿La piel de cordero que ya se ha visto?

-MCM:Es la tercera vez que el régimen plantea lo mismo. Cada vez que el régimen se siente acorralado entre la  espada y la pared a punto de tener que dejar el poder se ponen la piel de corderito y nombran una ºcomisión de la verdad. Fue lo que hizo Chávez en el 2002 y 2003 y lo que hicieron hace justo dos años cuando llamaron una mesa de diálogo. Yo pregunto ¿Qué cambió? ¿Qué cumplieron? Ni una  sóla de sus propuestas. ¿Mejoró la represión? ¿Liberaron a los presos políticos? ¿Se acabó la violación de los DDHH? Nada cambió.

Hoy sabemos lo que no funciona y lo que tenemos que hacer para la salida de la dictadura. No hay más tiempo que perder (lapatilla.com)