Venezolana en Ecuador: Durante el temblor las paredes se movían como papelitos

ecuador
Viviendas de Pedernales (Ecuador), hoy 17 de abril de 2016, afectadas por el terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter registrado el sábado en la costa norte de Ecuador. Los pobladores de las localidades afectadas por el terremoto pasaron la noche en vela en busca de refugio por temor a réplicas. Según el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, la situación es particularmente “compleja” en el balneario costero de Pedernales, en la zona del epicentro, donde a los equipos de rescate y asistencia les está siendo difícil llegar. En la zona del desastre, los pobladores de Manta, Portoviejo, Pedernales y otras localidades afectadas buscaron refugio, pues en las horas posteriores al movimiento telúrico se produjeron al menos 60 réplicas con magnitudes entre 2,6 y 5,6, según el Instituto Geofísico, que localizó el epicentro a 20 kilómetros de profundidad. EFE/José Jácome

“El temblor me sorprendió en un 8vo piso, las paredes se movían como papelitos y tuvimos que meternos bajo una mesa porque las cosas se caían”, así vivío la venezolana Andrea Guarisma el sismo de 7,8 en Ecuador, desde el octavo piso del edificio donde reside en Quito.

El movimiento telúrico tuvo su epicentro frente a las costas del país andino. El sismo se sintió con fuerza en Quito, a unos 170 kilómetros del origen, donde los residentes se reunían en las calles por temor a las réplicas.

La Social Media Manager, contó a Panorama: “Tuvo una duración como de dos minutos y se sintió bastante fuerte, con un par de bajones de luz. En la Costa fue más grave, se cayó un paso a desnivel y hubo más daños en general que en otras partes de Ecuador. Esperamos que no haya más réplicas”.

El Servicio Geológico de Estados Unidos informó que el sismo tuvo su epicentro 27 kilómetros (16 millas) al sur-sureste de Muisne, Ecuador, en un área poco poblada de puertos pesqueros populares entre turistas. Tuvo una profundidad de 19 km (11,8 millas).

El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico señaló que era posible que algunas costas registraran olas de tsunami peligrosas.

Medios de prensa locales reportaron la caída de al menos una casa y un viaducto en el puerto de Guayaquil.