Betsy Bustos: De nada sirve aumentar el salario por decreto si no es proporcional a la producción

betsy declarando en el clea

 

La diputada al Consejo Legislativo del estado Aragua (Clea), Betsy Bustos, explicó que de nada sirve que el Ejecutivo aumente el salario mínimo, vía decreto, si éste no es proporcional al incremento de la producción nacional de bienes y servicios que lo respalde.

Nota de prensa

“Cualquier aumento salarial que se apruebe seguirá incidiendo inexorablemente en el índice de inflación, que ya es un escándalo. Este gobierno no puede pretender obtener resultados distintos si sigue aplicando el mismo modelo económico obsoleto, fracasado. Aquí se declaró una emergencia económica el pasado 15 de enero, que además fue prorrogada, y se juramentó un Consejo Nacional de Economía Productiva, y no ha pasado nada, por el contrario, la escasez, el desabastecimiento y la inflación se han enquistado en la economía como si se tratase de un cáncer”, señaló.

El pasado martes fue publicado en la Gaceta Oficial número 40.893 el aumento del salario mínimo anunciado por Nicolás Maduro a partir del 1º de mayo. En ella se fija un aumento de 30% del salario mínimo mensual obligatorio y se incrementa la base de cálculo del ticket de alimentación de 2,5% a 3,5% de la unidad tributaria (UT).

Desde este mes, los trabajadores públicos y privados devengarán un ingreso mensual de Bs.15.051 por concepto de salario mínimo y un ticket de alimentación de Bs.18.585, para un salario integral de Bs.33.636. Esto representa un incremento acumulado de 105% desde que inició 2016. Las pensiones del Seguro Social reflejarán solo el porcentaje equivalente al aumento salarial.

Bustos le pregunta a Maduro ¿qué puede comprar él con Bs.33.636 mensuales?, porque los productos de primera necesidad regulados no se consiguen y cuando aparecen deben ser adquiridos a precio “bachaqueado”, muchas veces hasta mil por ciento por encima del precio de venta establecido. “Por si Maduro no lo sabe, yo se lo digo: La diferencia entre los precios controlados y los del mercado es de 1.892,27%”, explicó.

Y es que durante el mes de marzo de 2016, la canasta alimentaria se ubicó en Bs.142.853, es decir, 17,1% más que el mes anterior (equivalente a Bs.20.877), mientras que la Canasta Básica Familiar (que a diferencia de la alimentaria, incluye no sólo los costos de los alimentos sino los precios de productos de higiene personal, limpieza del hogar, productos para la salud, entre otros), registró en marzo un salto de Bs.203.943,95. Con respecto al mes de febrero, incrementó Bs.26.968,50, es decir, 15,2%. Esta información deriva del informe presentado por el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas – FVM), toda vez que el Banco Central de Venezuela (BCV) y el Instituto Nacional de Estadística (INE) se niegan a publicar estas cifras de vital importancia para el país.

Una familia de cinco miembros tendría que devengar 4,26 salarios mínimos integrales mensuales solamente para cubrir gastos de alimentación, pero tendría que devengar 6,06 salarios mínimos mensuales integrales para cubrir el costo total de la canasta básica alimentaria.

Mientras no se incentive la producción nacional, la escasez y el desabastecimiento y la consecuente inflación, se mantendrán como un círculo vicioso. Para marzo de este mismo año, y de acuerdo con el informe del Cendas, 24 de los 58 rubros regulados presentaron escasez: leche en polvo, sardinas enlatadas a precio regulado, atún enlatado, pollo, carne de res, margarina, azúcar, pernil, aceite de maíz, huevos de gallina, queso blanco duro Santa Bárbara, caraotas, arvejas, lentejas, arroz, harina de trigo, avena, pan, pastas alimenticias a precio regulado, harina de maíz, café, salsa de tomate, mayonesa y queso amarillo.

La también dirigente de Primero Justicia en Aragua explicó que los aberrantes controles de la economía impuestos por el gobierno en el otorgamiento de divisas, en la fijación de precios y márgenes de ganancia a los comerciantes, en la intervención en todas las fases de importación, distribución y comercialización de alimentos y materias primas, inciden sin duda alguna en el desabastecimiento, la escasez y alto costo de la vida

“Zapatero a su zapato. El Estado venezolano debe dedicarse a lo que sabe o por lo menos sabía hasta hace algunos años: producir petróleo y sus derivados, y encargar a la iniciativa privada de la producción de alimentos, bienes y servicios necesarios para abastecer el mercado interno. Se debe importar lo estrictamente ineludible. Hay que defender lo Hecho en Venezuela”, sentenció.