Gente: Con el último aumento salarial el gobierno oficializó el hambre en Venezuela

Noel Alvarez

El último aumento salarial decretado por el presidente Nicolás Maduro, en el marco del Día del Trabajador, fue calificado por el movimiento político GENTE como “un incremento populista más que no alcanza ni para una arepa”.

Nota de prensa 

Noel Álvarez, coordinador nacional de GENTE, explicó que “lo que hay que hacer en Venezuela es apreciar el salario real y no el nominal porque con esta medida subirán los precios de los bienes y servicios, y por lo tanto estos 15 mil bolívares mensuales se convertirán en sal y agua”.

Para el dirigente político, el gobierno nacional debe entender que el objetivo es lograr que el salario del trabajador pueda satisfacer las necesidades básicas, “y eso no se hará con un sueldo de 15 mil bolívares”. A su juicio, se debe hacer una revisión profunda de todas las relaciones laborales e implementar una transformación del modelo económico de forma integral. “De lo contrario solo se aplican pañitos de agua caliente”.

Álvarez detalló que con este aumento salarial el gobierno decretó oficialmente el hambre en Venezuela porque un ingreso combinado de Bs. 33.636 mensuales no es suficiente. “Con este aumento un trabajador ganará 1.121 bolívares diarios. Cantidad que no alcanza para pagar  dos empanadas un café y el transporte. El resto de la familia no come, los niños no van al colegio, nadie compra ropa y el que se enferma muere de mengua”, resaltó.

Adicionalmente, el coordinador nacional de GENTE invitó al gobierno a reflexionar porque el hambre que está pasando el pueblo no corresponde a un problema político sino económico. “Tenemos una emergencia nacional de hambre, salud y condiciones de vida. No es momento de discursos ni arengas politiqueras, es hora de actuar. La comunidad internacional está ofreciendo ayuda y por soberbia no la quieren aceptar. El Presidente decretó y ordenó a una rebelión si lo sacan de Miraflores por cualquier medio, pero de continuar en esta miseria, con la escasez, sin luz ni agua la única rebelión será la de los estómagos vacíos”, concluyó.