Opacidad informativa sobre predicción de lluvias impide saber si racionamientos son justificados

La represa del Guri (Foto Reuters)
La represa del Guri (Foto Reuters)

 

Las lluvias caídas en la cuenca del Caroní propician la recuperación del nivel en el embalse de Guri. Tan solo el domingo el ascenso fue de 11 centímetros, y este lunes, otros 17, lo que podría marcar el inicio de un período lluvioso y el fin de los racionamientos eléctricos en el país, publica Correo del Caroní.

Pero esto es incierto. La Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), que posee modelos predictivos que permiten simular el comportamiento de la cuenca del Caroní -basado en los más de 50 años de estudio del río guayanés-, se niega a informar si realmente se está entrando en la temporada de lluvias o se trata de una vaguada temporal.

La opacidad no es nueva. Desde noviembre de 2010 la página web de la Oficina de Planificación de Sistemas Interconectados (Opsis) fue apagada, y con ella, todos los datos públicos del Sistema Eléctrico Nacional (SEN). Sin estos datos los expertos e interesados deben recurrir a otros caminos para enterarse de qué pasa tras bastidores de la empresa eléctrica venezolana.

El ingeniero y consultor internacional, José Aguilar, ha dedicado seis años a la investigación del SEN. En esta ocasión alerta que las precipitaciones de comienzos de mayo y la subida del embalse podría marcar el fin de los racionamientos en caso de que el modelo predictivo indique que los aportes del Caroní al embalse serán copiosos, y por encima del promedio.

“Si las lluvias son las esperadas –de acuerdo con el modelo predictivo– entonces los racionamientos no son necesarios. Es injustificado racionar al país. Si sé sabe que está lloviendo y va a seguir lloviendo, se puede generar más energía, y aun no turbinando toda el agua que entra todavía el embalse subiría, pero no turbinar adrede para propiciar la subida, y seguir sometiendo a la población a las medidas inhumanas por la suspensión del servicio, y a las medidas de ‘ahorro’ en centros comerciales e industrias. Es un hecho deplorable e inexcusable. No hay excusas”, advierte.

Si el parque térmico estuviese cercano al 50% de disponibilidad desde que comenzó la hidrología desfavorable en la cuenca del Caroní el embalse tendría 25 metros más de nivel/Infografía José Aguilar
Si el parque térmico estuviese cercano al 50% de disponibilidad desde que comenzó la hidrología desfavorable en la cuenca del Caroní el embalse tendría 25 metros más de nivel/Infografía José Aguilar

 

¿Control?

Sin embargo, Aguilar cree que la continuación de los racionamientos obedece a otra agenda que  no tiene que ver con la electricidad sino con la política: el control social. Sin energía no hay desarrollo del país y se estrangula a la empresa privada, propiciando la dependencia de la población con el gobierno.

 

– Se debe a dos factores: el incremento de las lluvias y los racionamientos aplicados a la población.  Y a menos que el modelo predictivo diga que esta vaguada es de corta duración, no se justifica mantener los racionamientos, de lo contrario es una maldad contra los venezolanos.

– ¿Cuál es el estatus actual del SEN?

-24 meses de abuso acumulado a la principal represa del país, colocándola en mínimos históricos, una gran presión en el ámbito laboral, la crónica inhabilidad de una gestión termoeléctrica decente combinada con la falta de transparencia, manejos irregulares y una evasión de responsabilidades no son una fórmula para el éxito. En la historia del SEN, jamás lo había visto tan vulnerable como ahora.

– El gobierno sigue insistiendo en la tesis de que El Niño es el causante de la sequía y los problemas, ¿Puede seguir sosteniéndose esa posibilidad? ¿Es realmente la sequía actual tan intensa?

– El Niño no es la causa. En el caso de Venezuela hay más potencia térmica instalada que la hidráulica, por lo tanto eso no es sostenible en el plano técnico.

De haberse tenido una capacidad térmica tanto en potencia y energía cercana al 50 %, Guri nunca su hubiera visto en esta situación. Hoy tendría 25 metros más de nivel.

Desde el punto de vista técnico y de la ciencia de los números, la tesis de “El Niño alias “Cambio climático” es insustentable. Pero no debemos dejar de reconocer que hay el aspecto mediático o comunicacional del mensaje, su difusión y el interés del afectado por este tema que lo afecta, sin dejar de tomar en cuenta los que influencian en la opinión de la ciudadanía.

Como analista mi trabajo es ver todas las aristas e informar lo que revelan los números a la opinión pública, dando la lectura más integral de lo que se puede sustentar con toda responsabilidad. Es la sociedad, la que tiene que decidir si abraza una gestión ética o si quiere seguir sufriendo las consecuencias de una gestión signada por la antiética, plagada de vicios: la mentira, la corrupción y el cinismo. El seguir evadiendo la responsabilidad no aumenta el embalse, lo que si eleva es la ira y la ruina de la nación, y con ello, la ingobernabilidad.

El ciclo hidrológico desfavorable que comenzó en mayo 2014, es intenso y de los más severos que ha experimentado la cuenca desde 1950.

– ¿Hay todavía peligro de la cota 240 msnm?

– Estadísticamente es sólo una posibilidad, cada día más decreciente probabilísticamente. El gobierno siempre ha podido manejar esto. Todo va a depender de las lluvias, el estado de las máquinas de Guri y el ‘estado de salud’ de la generación térmica.

– Teniendo en cuenta las medidas adoptadas por el gobierno, ¿Cuál es el escenario eléctrico más próximo para el país?

– En el futuro inmediato nos esperan racionamientos cuya intensidad serían variables. Ya los racionamientos experimentados este año rompieron el récord a los vividos en el año 2010, en más del 100 %. Eso sin contar otros elementos, que al final de día son también parte de la restricción energética del país tales como:

La creciente restricción a Guayana vía sus empresas básicas, otras industrias y comercios de esa región.

La energía no servida por fallas en la infraestructura eléctrica (Generación+ Transmisión +Distribución)

La energía estrangulada fuera Guayana al resto de los sectores del comercio y la industria.

Que no falle ninguna planta térmica.

Los siguientes racionamientos están atados al desempeño de Corpoelec:
-¿Cómo manejarán el embalse? Aun comenzando a llover no toda el agua que se aporte, sería turbinada, pues hay que recuperar el embalse.
-¿Seguirá el aparato industrial de Guayana y el de fuera de ella racionado?
-El embalse necesita recuperar por lo menos 16 metros para entretener un “suavizar” de los racionamientos, a menos que el modelo predictivo diga otra cosa que se le oculta a la nación.
-De ser generosas las precipitaciones por el resto del 2016, (promedio o por encima del promedio) el embalse se recuperaría rápido, sobre todo si se continúa la restricción extrema de la región Guayana, para fines de Julio estaría lleno…
-Si la Central Tocoma, también empieza a generar, eso contribuiría a una mayor recuperación del embalse de Guri, independientemente de las precipitaciones.
-Si las lluvias y el desempeño de la energía de la región Guayana, son como se describe en el punto 4, entonces existen muy altas probabilidades de que luego de llenado el embalse se derroche en grandes cantidades el recurso energético.

En síntesis, es un tema del manejo del despacho hidro-térmico (balance oferta y demanda) y del apetito de los racionamientos (y la manera como los quieran ejecutar) del operador del SEN, que no es independiente y es servil a la línea política del gobierno y de los usuarios del servicio.

– ¿Qué puede hacer el gobierno para disminuir las consecuencias de la mala administración del SEN?

– Deben ser transparentes con T mayúscula. No es aceptable que se siga escondiendo la información, todas las cartas deben ser puestas sobre la mesa.

Sin dilación el Gobierno debe abocarse a recuperar cerca de 4 mil megavatios que están detenidos ahora, como por ejemplo, unidades turbo vapor y reparar otros 3 mil megavatios de los actualmente en servicio, cuyas horas de funcionamiento se han excedido significativamente como por ejemplo, la planta Pedro Camejo, en Valencia.

– ¿Cuál es el estado del parque térmico?

– Pese a que prácticamente se duplicó la capacidad térmica instalada, la indisponibilidad de dicho parque se triplicó en los últimos seis años, en que más se ha mal invertido en él.

Mientras está inaceptable divergencia no se logre revertir, el Guri siempre será vulnerable independientemente de la hidrología que se tenga.

– ¿Qué pasa en Guri con las máquinas de casa de máquinas II? 

– Mucho se ha aprendido operacionalmente de este episodio de la crisis y es importante que esas lecciones sean recopiladas y diseminadas.

Esta casa de máquinas, se encuentran al menos 3 unidades ya presentando síntomas de vibraciones que han ido en aumento y al mismo tiempo reduciendo el rango de su operatividad.

– ¿Cree usted que el gobierno está propiciando el colapso eléctrico?

– Eso aunque desafíe la lógica convencional, no se puede descartar por el accionar del Gobierno. El objetivo de ellos es mantener el poder y someter a un total control a la población. Es una medida, perversa, de control social. El pueblo es la que dictará los tiempos.

Ellos tienen el modelo predictivo y saben cómo serán los aportes al Caroní este año, así que manipulan la información porque no informan qué revela el modelo.

Si saben que va a llover por encima del promedio y siguen racionando es injustificado, si sabían que este año no iba a llover y aun así sobreexplotaron el embalse indujeron la crisis… si este año trae aportes promedios o por debajo del mismo, el embalse no se llena y el drama eléctrico seguirá en 2016 y 2017.

El manejo errado de la central hidroeléctrica Simón Bolívar propició el descenso del embalse a niveles históricos, obligando a la población a sufrir racionamientos que pudieron ser evitados/ Infografía José Aguilar
El manejo errado de la central hidroeléctrica Simón Bolívar propició el descenso del embalse a niveles históricos, obligando a la población a sufrir racionamientos que pudieron ser evitados/ Infografía José Aguilar

Siga leyendo en Correo del Caroní