Unidad defenderá derecho de empleados públicos a expresar su opinión política

Jesus Torrealba, secretary of Venezuela's coalition of opposition parties (MUD), talks to the media during a news conference in Caracas March 8, 2016. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Jesus Torrealba, secretary of Venezuela’s coalition of opposition parties (MUD), talks to the media during a news conference in Caracas March 8, 2016. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

El secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, Jesús Chuo Torrealba, anunció este miércoles la defensa de los derechos de los empleados públicos del país, ante la amenaza lanzada por el diputado Diosdado Cabello.

“Nosotros vamos a defender al pueblo venezolano, ese es nuestro trabajo y nuestro deber. Se van a activar instancias nacionales e internacionales para proteger el derecho del pueblo venezolano a construir una solución pacífica y democrática”, dijo Torrealba desde la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) adonde se trasladaron la tarde de hoy varios dirigentes de la coalición partidista para una reunión con la presidenta, Tibisay Lucena, y demás miembros del directorio del órgano electoral.

“La reunión no se dio porque la señora Tibisay Lucena no tiene aún el permiso de Miraflores para reunirse con el presidente de la MUD, que es la organización política que está convocando este proceso”, señaló Torrealba, aclarando, sin embargo, que sí conversaron con el rector Luis Emilio Rondón.

“Nos pareció sorprendente, insólita esta reacción de la señora presidenta del órgano comicial, a quien le hacemos un llamado a la sindéresis, a recuperar el sentido del equilibrio, a que recuerde que ella es una funcionaria pública que está allí para servir al pueblo. Ahora, más importante que los desplantes de un burócrata, es la decisión del pueblo venezolano de avanzar en paz en función de la resolución de esta crisis. Quiero decir entonces que somos absolutamente optimistas”, añadió.

Torrealba restó importancia al desplante de Lucena, pues aseguró que al fin y al cabo “nuestro verdadero interlocutor es el país. Si un burócrata pretende ofendernos con su silencio, con su desplante, será problema del burócrata. Quien hizo posible todo esto fueron las dos y medio millones de personas que firmaron en tiempo record. Es un país que está pidiendo cambio y cambio en paz. Que no se equivoquen”.

Asimismo, confirmó que el CNE comenzó hoy a revisar el millón 850 mil firmas que se consignaron el lunes en la mañana ante la sede comicial ubicada en Fila de Mariche.

Un llamado a la reflexión

Indicó que, de acuerdo al reglamento, el referendo revocatorio debería realizarse a más tardar el cuarto trimestre de 2016. “Eso es lo que dicen esos términos del reglamento general. Lo que estamos exigiendo al venir acá es el cumplimiento del reglamento, el cumplimiento de la ley y el cumplimiento de la Constitución”.

“En segundo lugar vinimos a exigir mesura, respeto para con el país. La señora presidenta del CNE dio hoy unas declaraciones cuyo tono es absolutamente inaceptable no para la oposición, sino para los venezolanos. Es insólito que el supuesto árbitro imparcial de un proceso, horas antes de reunirse con el solicitante de este proceso, agreda a este factor político, aplique calificativos y además diga que el otro factor (el oficialismo) tiene derechos civiles y derechos humanos y, en función de esos supuestos derechos, es capaz incluso de admitir modificaciones sobrevenidas a la norma. Eso es absolutamente inaceptable porque crea un margen de imprecisión, crea un margen de opacidad, crea un margen de inseguridad jurídica inaceptable para el país”, dijo.

“En tercer lugar – prosiguió – vinimos a decirle a la señora presidenta del CNE que esto no es un tema de debate político abstracto, de debate político en el aire, no. Venezuela está en medio de una profunda crisis social, de una tremenda crisis económica, en medio de una pavorosa inseguridad, y el país quiere una solución a este drama, pero no cualquier solución, sino una solución constitucional y democrática que se llama referendo revocatorio y el papel del CNE es viabilizar el ejercicio de ese derecho, no obstaculizarlo”.

“Hoy se produce un mensaje de un alto personero oficialista amenazando directamente a los empleados públicos de perder su sustento por tener una opinión política, y la presidenta del CNE lo único que dice es `bueno, esa es su opinión´. No, esa no es una opinión, esa es una violación de un derecho fundamental como lo es el derecho al trabajo”, insistió.

“Nosotros hacemos un llamado a la sindéresis, a la moderación, a entender que este país quiere calma, quiere pez, y que esta crisis se va a resolver no con lo que quiera Maduro, no con lo que quiera la MUD, sino con lo que quiera el pueblo, y para convocar la opinión del pueblo es que precisamente existe en la Constitución nacional la figura del referendo revocatorio”.

“Finalmente, quiero señalar, en nombre de la Mesa de la Unidad Democrática, lo siguiente: la República vive horas muy delicadas. El ciudadano (presidente de la República, Nicolás) Maduro Moros acaba de publicar un decreto donde prácticamente desaplica la Constitución. Tenemos conocimiento de supuestas medidas que pudieran darse en sentido similar en el TSJ”.

“Queremos hacer un llamado a todos los factores de la vida nacional – y quiero recordar que nadie tiene el patrimonio exclusivo del patriotismo, nadie tiene el patrimonio exclusivo de la sindéresis – a todos aquellos que tienen capacidad de decisión y vocería en este país en este momento, un llamado a la reflexión en esta hora compleja de la República”.

“Creemos que la paz de Venezuela está en manos de quienes avancen en el cumplimiento de la ley, en el cumplimiento de la Constitución, en acatamiento a la voluntad del pueblo. Eso es fundamental. Esta es la voz de la Unidad Democrática, una fuerza que viene de ganar ampliamente las elecciones parlamentarias, una fuerza que hoy por hoy concita el apoyo, de acuerdo a todos los sondeos, de más del 70 por ciento de los venezolanos, una fuerza que está dispuesta a seguir siendo un factor de moderación, de paz y de estabilidad para la República”.

“Repito, estamos en una hora muy delicada de la República. Ojalá que todo el mundo sepa ejercer el papel que le corresponde con dignidad, con sobriedad y sobre todo con responsabilidad”, concluyó.