Asociación Mundial de Abogados condena agresiones contra Juan Carlos Gutiérrez

(Foto archivo Efe)
Juan Carlos Gutiérrez y Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López (Foto archivo Efe)

 

La asociación Mundial de Abogados (International Bar Association) condena las agresiones y restricciones contra el abogado Juan Carlos Gutiérrez , defensor de  Leopoldo López.

El presunto continuo acoso ejercido, en Venezuela, contra el abogado Juan Carlos Gutiérrez, en el marco del desempeño de sus deberes profesionales como defensor judicial del líder opositor Leopoldo López, genera gran preocupación para el  International Bar Association’s Human Rights Institute [Instituto de Derechos Humanos de la Asociación Internacional de Abogados o IBAHRI].

El 25 de abril de 2016 el Sr. Gutiérrez formalizó una denuncia ante la Fiscalía General de la República, afirmando que ha sido víctima de tratos humillantes por parte de las autoridades militares de la prisión de Ramo Verde, en donde el Sr. López se encuentra detenido desde Febrero de 2014. Dichas prácticas incluyen: registros corporales invasivos, ataques verbales y físicos, registros al desnudo, tocamientos intrusivos e inapropiados y la retención de bienes personales.

El Sr. Gutiérrez aseveró que su capacidad para representar a su cliente se ha visto obstruida por restricciones injustificadas en sus comunicaciones con el Sr. López. Sostiene que el deber de respetar el secreto profesional ha sido comprometido por las autoridades militares de la prisión de Ramo Verde, quienes graban las reuniones con su cliente, leen y en ocasiones retienen, sin autorización, los documentos relacionados con el caso. Además, aseveró que le toman fotografías no autorizadas y acceden y  requisan la información en su teléfono celular sin su consentimiento.

La Baronesa Helena Kennedy, copresidenta del IBAHRI, declaró: ‘ Estamos profundamente preocupados por la recurrente persecución e imposición de obstáculos en contra de abogados y defensores de derechos humanos involucrados en casos políticamente sensibles en Venezuela. Los ataques al trabajo de estas personas no solo afectan sus derechos, sino también socavan los de sus defendidos, perjudican la efectividad de la estrategia procesal y limitan injustificadamente el debido proceso. Adicionalmente, estas acciones generan un efecto intimidatorio, silenciando las voces críticas de aquellos que desean ejercer su derecho a la libertad de expresión. El gobierno de Venezuela debe detener esos ataques y tomar las medidas necesarias para que los abogados puedan ejercer sus funciones libres de cualquier tipo de hostigamiento.’

Detenido en Febrero de 2014, tras haber participado en una serie de manifestaciones pacificas, el Sr. López fue condenado por una serie de delitos, que incluyen, incitación a la violencia, asociación para delinquir y provocación de incendio. Fue sentenciado en Septiembre de 2015 a 13 años y 9 meses de prisión. El Sr. López también ha reportado hostigamientos similares a los denunciados por su abogado en contra de su familia y de su persona, por parte de las autoridades de la prisión militar de Ramo Verde.