Carlos Vecchio: Maduro cada día se pone la camisa para la aplicación de la Carta Democrática

Carlos Vecchio

 

El coordinador político de Voluntad Popular, Carlos Vecchio, aseguró que la aplicación de la Carta Democrática al Presidente Nicolás Maduro puede ser solicitada por un país miembro o por el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Explicó que no requiere ser aprobada por Venezuela y tampoco necesita ningún tipo de aprobación en el Consejo Permanente de la organización.

Nota de prensa

Vecchio indicó que “para que se aplique la Carta Democrática basta con que exista una alteración del orden constitucional que genere graves consecuencias al orden democrático. De manera que no se trata de una ruptura sino de una alteración de uno o varios de los elementos democráticos que consagra la Carta en sus artículos 3 y 4, es decir, pluralidad política, respecto a los derechos humanos, libertad de expresión, separación de poderes entre otros”.

El coordinador de Voluntad Popular expresó que ” ya en el país existe una alteración del orden constitucional porque el gobierno se ha apartado de los elementos esenciales de la democracia. En Venezuela es evidente que no hay pluralidad política y la muestra de ello es que hoy tenemos presos políticos”.

Vecchio también señaló la violación persistente de los derechos humanos, el irrespeto a la libertad de expresión y la ausencia clara de separación de poderes como indicadores de la alteración del sistema democrático, al igual que la manipulación de los poderes públicos por parte de Maduro, cuyo fin, según indica, es usar el TSJ para cerrar la Asamblea Nacional, la cual fue elegida por el voto popular.

El dirigente político reiteró que la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, al mentir ante la OEA ratificó la posición de los diputados de la oposición venezolana, quienes recurrieron al organismo a denunciar la situación que se vive en el país y ahora están siendo acusados de traición a la patria. La participación de Delcy dejó mayor preocupación sobre la crisis venezolana.

´´Estas acusaciones, una vez más, dejan en evidencia la alteración del orden democrático en nuestro país, y los países miembros de la región no pueden ser cómplices de lo que ocurre en Venezuela; no pueden callar, deben ponerse del lado correcto de la historia´´, sentenció Vecchio.