En Venezuela hasta la educación va en “caída”

19950

La señora Adela ya no haya qué hacer. Aparte de las interminables colas que realiza para conseguir alimentos, ahora le preocupa el rendimiento escolar de sus dos hijos. El de 11 años está en sexto grado y el segundo en cuarto. Y es que desde que el gobierno decretó suspensión de clases por el problema de racionamiento energético, ya los niños han perdido muchas clases y le preocupa más el mayor porque va para la secundaria. “Irá con muchas deficiencias, porque prácticamente ha perdido gran contenido del tercer lapso”, publica El Carabobeño.

No es para menos. El caso de Adela no es exclusivo, forma parte de la historia de los 8 ocho millones de alumnos que están en riesgo de perder el año escolar, a causa de las medidas del Ejecutivo, por la suspensión de clases ante la excusa del problema energético. Medidas que estos dos últimos viernes además de las instituciones públicas, también incluye a las privadas.

Lo peligroso: Se estaría perdiendo el 40% de los contenidos que corresponden al tercer lapso del año escolar 2015-2016, según ha denunciado Adelba Taffin, miembro del Movimiento Padres Organizados de Venezuela.

Además, se estaría violando el derecho a la educación, contemplado en el artículo 102 de la Constitución. De acuerdo con las cuentas de Taffin: Solo faltan 40 días de clases y con la suspensión los días viernes sumados a los días de racionamiento eléctrico ordinario del país se están perdiendo en promedio unas 14 horas de clase a la semana en las escuelas oficiales. Significa que el contenido y la formación académica del año que estén cursando no van a ser impartidos adecuadamente como consecuencia de estos racionamientos y suspensiones, explicó.

A propósito del anuncio de la medida de prórroga, este martes 25 organizaciones no gubernamentales vinculadas con la defensa al derecho a la educación introdujeron un documento ante el Ministerio de Educación mediante el cual exigen al Gobierno Nacional el cese inmediato de la destrucción del derecho a la educación.

Hacia la deserción escolar

Lo que está más en riesgo es la calidad de la formación de los jóvenes, analiza Auris Rivero, presidenta de la Federación Venezolana de Maestros Capítulo Carabobo. “La extensión de la suspensión de clases los viernes se traducirá en un bajo rendimiento de los alumnos y podría ser motivo de deserción escolar, porque aparte se suman los días de racionamiento eléctrico durante los cuales las actividades escolares son interrumpidas”.

Sobre los posibles reprogramaciones del calendario escolar anunciadas por el Ejecutivo, Rivero relató que -por experiencia propia- esas medidas nunca se efectúan, porque las clases culminan la primera semana de julio y luego vienen las vacaciones, y en ese periodo no es posible una reestructuración académica.