Avión Solar Impulse 2 continúa su gira alrededor del mundo

OMAN-SWITZERLAND-ENERGY-AVIATION-AEROSPACE

La aeronave solar Solar Impulse 2 aterrizó en Dayton, Ohio, en la última etapa de un viaje dirigido a quebrar el récord de recorrido alrededor del mundo sin consumir una gota de combustible, desde su partida desde Tulsa, Oklahoma, más temprano este sábado.

Impulsado por energía solar, el avión SI2 piloteado por el empresario suizo André Borschberg, arribó a las 21h56 (01h56 GMT del domingo) al Aeropuerto Internacional de Dayton tras 16 horas 34 minutos de vuelo, con el propósito de promover el uso de energías renovables, según el video en vivo difundido.

La parada en Dayton es particularmente simbólica, pues es la ciudad de los hermanos Orville y Wilbur Wright, los pioneros estadounidenses que lograron el primer vuelo con un aeroplano motorizado y tripulado.

El Solar, de un solo asiento y con la envergadura de un Boeing 747, cumplió su viaje con llegada a destino con más de una hora de anticipación con respecto a lo programado.

La duración del trayecto entre Tulsa y Dayton debía ser de 18 horas, cuatro veces más que la de un vuelo comercial. Incluso el trayecto en carro es más rápido, pues toma en promedio 12 horas.

André Borschberg relevó a su compatriota el aventurero Bertrand Piccard en los mandos luego de la etapa precedente entre Arizona y Oklahoma. El avión solo puede transportar un piloto, por lo que Piccard y Borschberg se turnan en cada etapa.

“Nuestro objetivo es completar la primera vuelta al mundo en avión solar con el fin de demostrar que las tecnologías modernas y limpias pueden hacer lo imposible”, habían dicho los organizadores del proyecto en un comunicado emitido antes de la partida.

La aeronave debe cumplir varias etapas. Después de la llegada a Nueva York, el Solar Impulse 2 debe atravesar el Atlántico para aterrizar en Europa, antes de retornar a su punto de partida en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, desde donde Piccard y Borschberg salieron el 9 de marzo de 2015 para efectuar su viaje alrededor del mundo.

Las baterías del SI2 funcionan gracias a más de 17.000 células fotovoltaicas instaladas en las alas y que captan la energía solar. AFP