El Nuevo Herald: Al borde de la indigencia nuevos migrantes venezolanos en Miami

(foto elnuevoherald.com)
(foto elnuevoherald.com)

 

Enrique y Ana abandonaron Venezuela hace siete meses, huyendo de la persecución política y buscando “un mejor futuro” para su hijo de cuatro años. Ante la desesperación que sentían, decidieron dejarlo todo y emigrar con los bolsillos vacíos, portando solo una tarjeta de crédito con la posibilidad de $700, el monto establecido para un cupo viajero en el control de divisas del país suramericano.

Por / E

La pareja, que habló con el Nuevo Herald con la condición de no revelar sus nombres, llegó a Miami sin conocer a nadie y con unos pasajes de avión que les había regalado un ex jefe. Por suerte, un amigo conocía a alguien que tenía familia en la ciudad, contó Enrique. Fue este completo desconocido quien los recibió en el aeropuerto y les dio hospedaje en su vivienda de Homestead durante dos meses.

“Todos los días han sido días de milagros”, dijo Enrique, quien actualmente vive y duerme con su familia en el almacén del negocio en el que trabaja, donde tienen pocas comodidades.

La pareja y el niño duermen en un colchón de aire, pero lo más problemático es la hora del baño: con un envase plástico se van echando agua en el cuerpo desde el grifo del lavamanos. Como el baño no tiene desagüe, cada vez que terminan les toca recoger toda el agua que cae al piso, con un trapo y un balde.

Ana, la esposa de Enrique, estaba embarazada y recientemente perdió el bebé.

Para leer la nota completa pulse Aquí

(foto elnuevoherald.com)
(foto elnuevoherald.com)